Encuentra a tus autores aquí

jueves, febrero 26, 2009

Estudiantina "Miguel Hidalgo y Costilla": PROYECTO


NOMBRE DEL PROYECTO

Estudiantina “Miguel Hidalgo y Costilla” de San José Independencia, Zongolica , Ver.

RESPONSABLES DEL PROYECTO

Son dos las personas directamente responsables:
Maestro Saúl de Jesús Vera Canché, Docente de segundo grado de la escuela Telesecundaria “Miguel Hidalgo y Costilla” clave 30DTV1469Z, zona 083, sector 03. Ubicada en San José Independencia, Zongolica. Ver
El maestro Saúl Vera cursó la licenciatura en Pedagogía, así como Lic. En Educación Musical con énfasis en guitarra clásica.
Maestra Suny Ramos Morales, docente de primer grado y directora comisionada del mismo plantel educativo.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Presentar dos conciertos en la ciudad de Veracruz, con el fin obtener medios para comprar los instrumentos y además buscar el apoyo de instancias o personas que contribuyan a la construcción de una plaza cívica, baños y cercado perimetral ya que son necesidades básicas de la escuela.

La “Estudiantina de San José Independencia” interpreta música de carácter popular, así como partituras de corte clásico, desde septiembre de 2007. Está integrada por los alumnos de la escuela Telesecundaria.
Ha participado en numerosos eventos que se organizan en la zona escolar, entre ellos “Programa de celebración de los 40 años de Telesecundaria” en Cuauhtlapan, Orizaba; Muestreo cultural 2008 en la Zona 083 del mismo subsistema; curso taller de escritores de lengua indígena y varios festivales escolares.

OBJETIVOS GENERALES

Adquirir los instrumentos necesarios que permitan el desarrollo de la estudiantina:

1 contrabajo
6 guitarras
5 mandolinas
1 teponaxtle
1 tambor andino
5 melódicas
2 panderos
2 cajas de madera
1 triangulo
1 xilófono
10 flautas dulces soprano de madera
5 flautas dulces contralto de madera
5 flautas dulces sopranino de madera

METAS

· Desarrollar habilidades tales como: desarrollo psicomotriz, y seguir estudiando con disciplina y entusiasmo.
· Formar a los estudiantes de manera integral. Es decir no sólo física e intelectualmente sino también social y emocionalmente mediante la apreciación e interpretación del arte.
· Destacar las actividades culturales como un medio eficaz para mejorar la autoestima en los alumnos.
· Mostrar la capacidad artística de jóvenes que viven en medio indígena y carente de facilidades económicas ante otros ámbitos de la sociedad.
· Dar a conocer a San José Independencia ante los lugares cercanos y distantes, mediante la ejecución de la música.
· Implementar en su escuela los servicios básicos con los que todavía no cuenta, como cancha de deportes, baños, etc.

BENEFICIARIOS

De manera directa, los 52 jóvenes con sus padres, que componen la población escolar hasta hoy. Indirectamente se verían favorecidos los miembros de la comunidad en general pues la mayoría tiene hijos que en un futuro cercano estarán en este nivel educativo.

LOCALIZACION:

Comunidad San José Independencia. Zongolica, Ver. A 24 km de la cabecera municipal Zongolica. Entre Córdoba y Zongolica.





IMPACTO CULTURAL ESPERADO

Contagiar a otros jóvenes de secundaria el amor a la música y las artes, ser un grupo representativo de la zona serrana de Zongolica y del estado de Veracruz.

TIEMPO DE EJECUCIÓN

Tres días

COSTO DEL FINANCIAMIENTO DE VIÁTICOS
· Traslado San José Independencia Zongolica-Veracruz
· Veracruz-San José Independencia Zongolica
· Hospedaje en el puerto
· Paseo cultural por Veracruz (Por ejemplo: acuario, San Juan de Ulúa, playas y centro histórico).
· Comidas los tres días.


(Se anexará presupuesto económico)



CURRICULUM Mtra. Suny Ramor Morales


MTRA. SUNY RAMOS MORALES
RAMS7608126A2
TEL. 229 938 6034
CEL. 229 141 8274
suny.ramos@hotmail.com
sunyramos@yahoo.com.mx


Formación académica

1990-1994 A la par de la Educación Media, clases de interpretación poética en la escuela Municipal de Declamación del Ayuntamiento de Veracruz, Ver.

1995-1999 Licenciatura en Ciencias de la Educación, con especialidad en Lengua y Literatura Españolas cursada en la Universidad de Montemorelos, en Nuevo León.

1999-2001 Maestría en Educación, con énfasis en Administración Educativa cursada en la misma institución.

Puestos desempeñados
2001-2007. Docente en la Esc. Telesecundaria “Huitzilihuitl” clave 30DTV0629P, zona 83 de Telesecundarias de la comunidad Tlanecpaquila, Mpio. De Zongolica, Ver.



CURRICULUM Saúl de Jesús Vera Canché

Teléfono: 01 229 938 60 34
Celular 229 174 52 90
Correo: sau72@yahoo.com.mx


2007-2009 Docente y directora comisionada en la escuela Telesecundaria “Miguel Hidalgo y Costilla” clave 30DTV1469Z perteneciente a la misma zona y de la comunidad San José Independencia, Mpio., Zongolica, Ver.


1982-1985 Clases de guitarra popular con el grupo de guitarras de el programa de cultura del IMSS, dirigido por el Mtro. Carlos Uicab. En Mérida Yucatán.
1994-2002 Licenciatura en Educación Musical con énfasis en Guitarra Clásica por la Universidad de Montemorelos del estado de Nuevo león. Teniendo como maestros de guitarra a Juan Luis Rodríguez, compositor de guitarra clásica y es Director de la Facultad de Música del estado de Nuevo León. Francisco Villalobos, Mtro. Emérito de guitarra clásica de la Facultad y cofundador del ensamble de guitarras de la menciona Facultad y el Mtro. Panameño Saúl Pitti, catedrático del área de guitarra clásica de la Universidad de Montemorelos.
1994-2002 Talleres para la ejecución de guitarra clásica con diferentes exponentes de la guitarra clásica.
2002-2006 Lic. En Lengua y Literatura Española en la Universidad de Chiapas
Puestos desempeñados
1998-2002 Mtro. de guitarra clásica en el Conservatorio de Música de la Universidad de Montemorelos en el estado de Nuevo león.
2002-2004 Mtro. De Guitarra clásica en la escuela de música de la Universidad de Lindavista en el estado de Chiapas.
2004-2006. Mtro. De Música para el subsistema Federal de telesecundarias del puerto de Veracruz.
2007-2009 Mtro. De Telesecundaria de la escuela Huitzilihuitl en Zongolica Veracruz
Desarrollo Musical
1983-1985 integrante de la rondalla del IMSS en Mérida Yucatán.
1994-2002
-Director del ensamble de guitarras clásicas de la Universidad de Montemorelos
-Integrante del ensamble del coro de campanas de la Universidad de Montemorelos
-Integrante del trío los cuatro de la Universidad de Montemorelos.
-Integrante del ensamble de flautas barrocas de la Universidad de Montemorelos.
-Integrante y cofundador del mariachi universitario de la Universidad de Montemorelos
-Recitales de guitarra clásica en el estado de Nuevo León, Tamaulipas y Saltillo.
2002-2004
-Director del coro universitario de la Universidad de Lindavista en el estado de Chiapas
-Director del ensamble de guitarras clásicas de la Universidad de Lindavista en el estado de Chiapas.
2004-2006
-Fundador de las estudiantina de la escuela telesecundaria “Juan Álvarez” en el puerto de Veracruz
2007– 2009
-Proyecto de cultura musical para la Sierra de Zongolica en el estado de Veracruz.
-Fundador de la estudiantina de la escuela Telesecundaria Miguel Hidalgo y Costilla en el estado de Veracruz.
-Colaborador musical en los programas culturales de radio “Los rollos del sábado” dirigido por el director del IVEC Eduardo Sansores y “Tu Música y la mía” dirigido por el locutor Nayo Lorenzo en el estado de Veracruz







Lilí Cocotle Tepole: Una camiseta pinta o rayada



CUENTO ESCRITO POR LA ALUMNA DE SEGUNDO GRADO GRUPO “A” LILÍ COCOTLE TEPOLE DE LA ESCUELA MIGUEL HIDALGO I. COSTILLA DE LA COMUNIDAD DE SAN JOSE INDEPENDENCIA MUNICIPIO DE ZONGOLICA EN EL ESTADO DE VERACRUZ PARA VENTANA DE PAPEL


SE COTON PIPINTO
UNA CAMISA PINTA O RAYADA

Había un rey que era rico y tenía una hija muy bonita llamada Luz María y ella era muy bonita. Un día el rey mandó a llamar a toooodos los jóvenes del pueblo para que se formaran abajo del corredor de la casa del rey.
El les dijo de manera muy solemne, que aquel quien le hace reír mucho, se va a quedar con Luz María la hija más bonita y también ofreció que cuando muriera le iba a dejar toda su herencia y los papeles de las tierras de aquel reino.
Aun lado de la casa del rey había un muchacho y se dijo a él mismo.
-el rey está llamando a todos los jóvenes.
- yo me voy a comprar una camisa rayada y me voy a poner la camisa y me voy a formar en la casa del rey.
Y se lo compró y se fue a formar. Este muchacho se llamaba Jesús, y dijo con gran afirmación yo me voy a formar, haber sino yo me gano la muchacha.
El llego puntual y se formó hasta adelante donde pudiera lucir su camisa rayada y después Luz María lo vio y empezó a reír con él y él con ella. El rey se quedo mirándolos y le dio mucha risa al ver a ese joven con la camisa rayada.
El rey pregunto
-¿ niman ogitlatlane choco tlen itoca?,” (¿cómo se llama ud. Joven chistoso?) Y el dijo yo me llamo Jesús. El rey contesto.
- te la ganaste a mi hija enfrente de estos jóvenes te la entrego con mis propias manos ivan nimismakas nochi amame tlen de notlal. (aquí tienes mis papeles de la herencia y mis tierras)
El muchacho se puso muy feliz y el rey le dijo
-cuida mucho a mi hija y sean muy felices.

Marcelina Salvador Juárez: El Cieguito



CUENTO ESCRITO POR LA ALUMNA DE SEGUNDO GRADO GRUPO “A” MARCELINA SALVADOR JUAREZ DE LA ESCUELA MIGUEL HIDALGO I. COSTILLA DE LA COMUNIDAD DE SAN JOSE INDEPENDENCIA MUNICIPIO DE ZONGOLICA EN EL ESTADO DE VERACRUZ PARA VENTANA DE PAPEL


EL CIEGUITO


HABÍA UNA VEZ UN HOMBRE QUE TENIA TRES HIJOS, PERO EL MENOR ERA CIEGITO Y LOS OTROS DOS HERMANOS TRABAJABAN CON EL PAPÁ PERO UN DÍA LLEGÓ QUE LOS HERMANOS SE MOLESTARON PORQUE ELLOS TRABAJABAN MUCHOY EL CIEGUITO SIN HACER NADA TENÍA MAS EL CARIÑO DE LOS PAPAS, PERO EL HERMANO MAYOR DECIDIO HACER ALGO A SU PROPIO HERMANO EL CIEGUITO. DIJO EL MAYOR A OTRO DE SUS HERMANOS EL DE EN MEDIO,
- TENEMOS QUE LLEVARNOS AL CIEGO LEJOS EN UN CERRO SOLIDO “SOLITARIO” DONDE HAY ANIMALES SALVAJES PARA QUE SE LO COMAN.
PARA QUE YA NO SE REGRASE ESTE HERMANO CIEGUITO, PERO ANTES DEBEMOS DECIRLE A MAMÁ QUE HAGA UN COSTAL DE TOTOPOS PARA QUE SE LOS LLEVE, PERO DIJO EL HERMANO DE EN MEDIO
–QUÈ CUENTAS LE VAMOS A DECIR A PAPA Y MAMA
DIJO EL HERMANO MAYOR PUES LOS VAMOS A ENGAÑAR Y LE DIREMOS QUE VAMOS A CAZAR ANIMALES EN EL MONTE Y APROVECHAREMOS PARA PERDER A ESTE HERMANO CIEGUITO.
Y ASI UNA VEZ DESAPARECIENDO AL CIEGO TENDREMOS EL CARIÑO DE NUESTROS PAPÁS.
ASÍ LLEGO EL DÍA.
LA MAMÀ PREPARO LOS TOTOPOS Y SE FUERON AL CERRO CON EL CIEGO Y LLEGARON AL CERRO DONDE ERA BIEN SOLIDO “SOLITARIO” Y DIJO EL HERMANO MAYOR AL CIEGO.
-ESPERANOS ACÁ, MIENTRAS BUSCAMOS UNAS FRUTAS PARA COMER Y LUEGO TE PASAMOS A LLAMAR PARA IRNOS A LA CASA.
DESPUES SE FUERON Y AL CIEGO AHÍ LO DEJARON.Y COMO EL CIEGO SE QUEDO CON LOS TOTOPOS EMPEZO A COMERSELOS.


DESPUES DE UN RATO EL CIEGO SE PREGUNTABA EL SOLO POR QUE NO PARECEN MIS HERMANOS Y PUES LA VERDAD YA SE ME ESTAN ACABANDO LOS TOTOPOS PUES SIGUIO ESPERANDO HASTA QUE ANOCHECIO Y COMO EL CIEGO NO VE SI ESTA OSCURO SOLO SE DA CUENTA CUANDO CHILLAN LOS GRILLOS,
DESPUES DE UN RATO SE LEVANTO Y CAMINO, Y CAMINO HASTA QUE LLEGÓ EN UN CAMINO.Y AHI ESTABA UN ÁRBOL GRANDE Y SE REFUGIÓ EN ELLA Y AHI ESTABA PERO CUANDO ESCUCHO QUE VENIAN UNAS PERSONAS ENTONCES EL CIEGO SE SUBIO AL ARBOL CON CUIDADO Y CUANDO LLEGO A LA PUNTA DEL ARBOL SE PUSO A ESCUCHAR LO QUE DECIAN Y ESAS DOS PERSONAS DECIAN QUE ESE ARBOL CURA A LOS CIEGOS.EN CUANDO SE FUERON LAS PERSONAS EL SE PUSO A BUSCAR LA FRUTA Y SE LO MACHUCO EN LOS OJOS, Y EMPEZO A VER TAL COMO DIJERON LAS DOS PERSONAS DESPUES VIO QUE YA ERA DE NOCHE OTRA VEZ DE PRONTO SINTIO UNA TARIMA DE TABLA EN EL ARBOL , Y ESA TARIMA ERA DE UNOS RATEROS Y DE REPENTE ESCUCHO QUE VENIAN GENTE Y CUANDO LLEGARON LAS PERSONAS BAJO EL PIE DE ESE ARBOL EMPEZARON SACAR LO QUE FUERON A ROBAR Y AHÍ SE DIO CUENTA QUE ERAN RATEROS Y ELLOS SE REPARTIAN LA COMIDA Y EL DINERO EL CIEGUITO TUVO GANAS DE HACER PIPÍ PERO NO SE AGUANTO Y FUE A CUMPLIR CON LA NATURALEZA, Y LOS RATEROS QUE ESTABAN DEBAJO DEL ARBOL VIERON CAER AGUA DE ARRIBA, CUANDO DE PRONTO TAMBIEN EL QUE ERA CIEGO PISO LA TABLA FLOJA Y SE CAYO CON TODAS LAS TABLAS Y LOS RATEROS PENSARON QUE SE CAIA SOBRE DE ELLOS LAS PUERTAS DEL CIELO Y MUY ASUSTADOS SALIERON CORRIENDO Y DEJARON TODAS SUS COSAS Y ANIMALES QUE HABIAN ROBADO ENTONCES EL QUE ERA CIEGO RECOGIO LAS COSAS Y SE LO CARGO AL BURRO Y EMPEZO A CAMINAR, PREGUNTANDOSE COMO IBA A LLEGAR A SU CASA, MIENTRAS EL PENSABA EN ESO SE DIO CUENTA QUE HABIA UNA CASA POR ALLA EN LO LEJOS Y RECONOCIO QUE ERA SU CASA. Y CUANDO LLEGO SU PAPA AHÍ ESTABA Y SU MAMI TAMBIEN, CON MUCHA ALEGRIA RECIBIERON A SU HIJO Y SE DIERON CUENTA QUE YA NO ERA CIEGO, Y EL LES PLATICO TODO LO QUE HABIA VIVIDO ESA TARDE, Y TAMBIEN ACUSO DE CÓMO SUS HERMANOS LO HABIAN ABANDONADO EN MEDIO DE LA SELVA EL PAPA SE ENOJO CON LOS DOS HERMANOS Y LOS CORRIO DE LA CASA Y EL CIEGUITO CON TODO LO QUE TRAJO VIVIO FELIZ CON SU PAPA Y SU MAMA Y RECIBIO MAS EL CARIÑO MIENTRAS QUE LOS DOS HERMANOS VIVIAN EN LA CALLE SIN COMER, MIENTRAS QUE EL CIEGO VIVIA FELIZMENTE CON SUS PADRES.

Rosalía Zepahua Apale: Lo feo de la raíz y lo hermoso de la rosa



CUENTO ESCRITO POR LA ALUMNA DE SEGUNDO GRADO GRUPO “A” ROSALIA ZEPAHUA APALE DE LA ESCUELA MIGUEL HIDALGO I. COSTILLA DE LA COMUNIDAD DE SAN JOSE INDEPENDENCIA MUNICIPIO DE ZONGOLICA EN EL ESTADO DE VERACRUZ PARA VENTANA DE PAPEL




LO FEO DE LA RAIZ Y LO HERMOSO DE LA ROSA


UN DIA EN LO PROFUNDO DE LA TIERRA SE ENCONTRABA UNA RAÍZ MUY FEA QUE TODOS SE BURLABAN DE ELLA. UNA VEZ SE ACERCÒ UNA LOMBRIZ QUE SE PUSO A PLATICAR CON ELLA.
HOLA, DIJO LA LOMBRIZ, NUNCA MIS OJOS OKITAKE ITLA FEO COMO TÙ. VERDAD QUE ME VEZ MUY FEA, EL CONTACTO CON LA TIERRA ME DIO ESTE COLOR PARDO. EN SERIO, PUES YO PREFIERO SER UNA LOMBRIZ QUE ESTAR EN TÙ LUGAR COMO RAÌZ FEA. OKITO CHAGALE. PUES YO NO ME DEPRIMO, PORQUE MUCHOS ME HAN DICHO LO MISMO QUE TÙ. LA LOMBRIZ, BURLANDOSE, SE ALEJÒ DE AHÌ.
POCO TIEMPO DESPUES LLEGÒ UNA HORMIGUITA QUE QUERÌA HACER SU NIDO JUNTO ALA RAÌZ, PERO AL VERLO SE PUSO A REIR SIN DESCANSAR, DESPUES LE PREGUNTÒ. PORQUE ERES UNA RAÌZ TAN FEA. LA RAÌZ BAJANDO LOS OJOS RESPONDÌO AHORA SOY FEA, PORQUE ME ESFUERSO TRABAJANDO PARA MI CUERPO QUE MIRA AL SOL. OKITO NILBATL. PUES PARA MÌ, DIJO LA HORMIGA, ERES FEA Y SIEMPRE SERÀS FEA, AUN CUANDO RENASCAS ALA TIERRA. CUANDO ANDES SOBRE LA TIERRA BUSCAME Y TE DARAS DE ALGO. DIJO LA RAIZ. SI TE BUSCARE Y AUN SERAS FEA COMO LO ERES AHORA, REPLICÒ LA HORMIGA. LA HORMIGA NO LE GUSTÒ TENER UNA VECINA FEA COMO DECIAN TODOS, ENTONCES QUISO CABAR SU NIDO EN OTRO LADO QUE NÒ SEA ESE.

MUCHO TIEMPO DESPUES LLEGÒ CABANDO LA MISMA HORMIGA QUE SE HABÌA BURLADO DE ELLA Y LE DIJO, LO VEZ AUN SIGUES FEA NO HAS CAMBIADO EN NADA, DIJO LA HORMIGA. YO QUE SOY LA RAÌZ NÒ PERO SUBE A LA CIMA DE LA TIERRA Y TE TRAGARAS TUS PALABRAS.LA HORMIGA LE HIZO CASO A LA RAÌZ Y CABÒ HASTA LLEGAR A LA CIMA DE LA TIERRA Y ENCONTRO A UNA HERMOSA ROSA, Y LA HORMIGA QUEDÒ MUDA DE ADMIRACIÒN AL DARSE CUENTA QUE EN ESE LUGAR ESTABA LA RAÌZ, Y TERMINÒ SIENDO UNA ROSA BELLISIMA. DESDE ESE DIA PROMETIÒ NO VOLVER A BURLARSE DE LAS COSAS FEAS, PORQUE AVECES SON EL PRINCIPIO DE ALGO MÁS BELLO



GLOSARIO



OKITAKE…………… VIERON
ITLA…………........… ALGO
OKITO…………….....DIJO
CHAGALE………..….LOMBRIZ
NILBATL………….…RAÌZ

sábado, febrero 21, 2009

UN e-mail ILUSTRATIVO


Mi buen amigo: Como ya es común me sentía atrapada por mi palabra; gracias por tu correo energizante que sin palabras me dice que no estoy sola. Hace unos días antes de ir a San José Independencia, me decía Beto. Jasso por qué me empeñaba en llevar a cabo algo, que sólo parecia una charla de café; todos hablaron, propusieron y encandilaron al pobre maestro Vera, y para ellos ¡sólo era una charla de café! Y se lo dije: Todos quedamos en que cada quien iba a invitar 10 personas. Pero que si ellos no querian ir, no había problema, si era necesario iba sola; porque el maestro Vera me enviaba correos, de que los niños estaban muy emocionados esperándonos; y todos no sólo yo, habíamos dado nuestra palabra. Me decía que mucha gente dice algo, y después lo piensa mejor, y que está en su derecho de retractarse. Quizá. Quizá si es tu proyecto, y el retractarse no afecta a nadie, puedes dejar de llevar a cabo algo. Cómo lo hice con la ventana que para mi se volvió una sin razón. Esa era tu compromiso contigo, pero este no era ese caso.
Aquí movilizamos gente, provocamos expectativas, padres de familia, niños. Quiero que quede claro que no es mi proyecto, no serán mis créditos: son de los niños; de pronto me encontré siendo yo la que organizaba, contrataba camión y todo lo demás: La dichosa palabra: La palabra muerta. Esa ausencia de compromiso que perfora la confianza en el projimo. ¡ Claro que valió la pena! Lo que pintaba un festival de secundaria, de esos que los que somos padres, nos hemos tragado tantas veces, se convirtió en una verdadera manifestación de arte. Yo poco sé de música, qui´za la humedad de las montañas, el vacio que amplia los sonidos. Te confieso, que yo no fui a ver la pobreza, la pobreza esta alrededor , ahí en Lombardo Toledano, donde cada vez que llueve pierden todo lo que tienen, nuestras sirvientas que lo ignoramos porque no hablamos con ellas, pero que en sus casas de techos de lámina tienen letrinas, no tienen agua corriente, se bañan a jicarazos.
Roban la luz a la comisión pero que se la pagan a alguno de sus empleados que los extorsiona. Lo que yo vi fue otra cosa. Niños que a pesar de sus zapatos rotos, llevaban la ropa super limpia y planchada, su pelo engomado, serios y disciplinados. Todo un aire de dignidad y de orgullo. El maestro desbordado. La niña que lloraba por algo que no hemos hecho. La poesia coral que me impactó aun más que la música y que no recuerdo cual fue, pero era poesia social. Y las palabras de Jassito que sumamente serio me decían " te diste cuenta que ya te volviste a comprometer", quizá porque sabe que cuento con él.
Los que fuimos que se los agradezco infinito: Dr. Rodrigo Gutierrez Castellanos no pudo ir, sólo se dijeron unas palabras suyas ( te las consigo). Los que fueron: Dr. Alberto Jasso dueño de Médica Cristal, Radiólogo de Medica Cristal Francisco Guitiérrez Soprano, Carmelita Cano y su sobrino, .Maestra de idiomas Gaby Velázquez, y cronista del evento. Maestro Monroy Director de la Galería Acústica, que es el que está elaborando los instrumentos y absorbe el 30% de su costo. Flory Villar, quien tene una sala de masajes terapeúticos y es amiguita de mi hija. Rocío González, quien tiene cara de inspectora escolar, pero en realidad es dueña de la tintoreria Azteca y regaló un bolsón enorme de suéteres en muy buen estado. Lucy Altamirano, cronista del eventoy yo. Isabel Lorenzo. Se llevó ropa de uso, sí; pero tuve buen cuidado de escoger sólo la que estuviera en buen estado. Ahí me apoyaron Josefa Guerola Kury, Rocío González, Flory Pérez, Lucy Altamirano, y Dr. Rodrigo Ruz, amigo de mi hijo que se dio a la tarea de recolectar ropa y traérmela hasta mi casa. Desgraciadamente no pude darle las gracias porque cuando fue me estaba bañando y lo recibó la señora de la limpieza. (te comento, que aunque es hermano de Emilio Ruz, nunca he hecho referencia de él, que conozco a su hermano ni que soy mamá de Evaristo) . Fue tanta la ropa que obtuve que a últimas no se pudo llevar toda, y la que era de manga corta se la dimos, por medio de Flor y, al padre Villar de la Lupita, que es gente que lo necesita mucho y que es tio de Flory. Los del Taller del Martes que dirige el Maestro Ignacio García, apoyaron con chocolates y juguetes, que llevó Conchita Broissin, y los que no fueron pero que hicieron presencia con sus donativos Conchita, Alicia Dorantes y tú; el dinero se invirtió en balones nike de reglamento número 5 de fúbol y de mi parte una canasta de basket; además los kayakistas Dr. Anguiano y Dr.Evaristo González de la O. apoyaron con otra canasta y un balón de basket.
Gracias Nacho

jueves, febrero 19, 2009

Isabel Lorenzo: San José Independencia



“Mi ilusión
es arañarte con mis letras la conciencia
sangrar tu indiferencia que la ahoga
romper tu paradigma de riqueza



Quizá te preguntes por qué apoyar un programa sobre arte cuando existen tantas carencias materiales.

La ausencia de las cosas materiales es circunstancial y remediable. La verdadera riqueza: la del espíritu, se desarrolla por medio de la educación; nos la trasmiten en la primera infancia los tutores con su ejemplo (padres, abuelos etc.). Nos impregnan con sus valores, hacen tierra fértil que después eclosiona en la preadolescencia. Gracias al contacto de un maestro comprometido con su vocación. Esta es la única realidad que nos diferencia a unos de otros. Es así como conocemos el arte como medicina del espíritu. Vitamina curiosamente ausente en la educación actual de escuelas primarias o secundarias. Los acercamientos con él, son verdaderamente ocasionales Ni la guitarra, ni el violín, ni el teatro, ni siquiera los coros por aquello de aludir a un instrumento barato, qué decir de la literatura o la lectura. Se ha despreciado el arte, porque el arte no da dinero, cuesta tiempo y esfuerzo. Un tiempo que no existe, ni siquiera para cubrir los programas de estudio actuales. Total, el arte sólo sirve para sentirse bien, y a quien le interesa eso; pero es justamente ahí donde debe uno encontrar la necesidad, ésta parte que reconstruye al espíritu de sus batallas perdidas. El arte, que nos abre las puertas de la cuarta dimensión. Ese que nos libera de nuestras miserias. Egoístamente es más barato que el siquiatra y nos aleja de las drogas, pues realiza el mismo efecto sin daños colaterales. Si no, veamos el caso de este colectivo excepcional, abrazados por la más extrema de las carencias. Hogares en los que el padre gana de mil a mil quinientos pesos mensuales. Si, leíste bien. Mil pesos mensuales; pero que sin embargo, viven emociones que nos transmigran más allá de las limitaciones del entorno.

Cuando nos preguntamos de dónde nace el virtuosismo de esta orquesta de 52 chamacos que, ejecutan con envidiable disciplina las quince partituras que tiene anuncia su programa. Jóvenes que derraman su esperanza con profesionalismo a un gesto. Sin necesidad de batuta. Los niños de las montañas convertidos en un solo ente. Todo sobre medida; Ni siquiera nuestra presencia transgresora los intimida. Como no se intimidó la palabra del joven que declamó “Maestrito de pueblo”, César Zepahua Gutierrez, quien goza de una beca del programa “Bécalos” de Bancomer, gracias a su desempeño como segundo lugar en la Olimpiada del conocimiento a nivel estatal; entre comillas ganador del segundo premio en Declamación de Poesía en su zona 083.

El efecto de la poesía coral no hubiera sido más impactante si un coreógrafo la hubiera ubicado en un estrado. Lo cierto es que no se necesita observar demasiado para conocer el gran secreto, éste de tener cerca alguien dueño del conocimiento, disciplinado, comprometido y amoroso capaz de conseguir la excelencia a pesar de la adversidad. Ese maestro que, entre sus enseñanzas nos demuestra que son los retos los que nos forjan en la entereza como único vehículo para defender la dignidad del hombre, este maestro es un regalo del Destino; y si además son dos maestros laborando en la misma dirección, el resultado no puede ser otro; Señalo esto, ya que el trabajo de poesía coral, es una disciplina actoral en la que el concierto de voces necesita de ensayo y dedicación. No podemos omitir la mano experta de la maestra Suny Ramos Morales, directora del plantel. Los que gustamos de las artes, sabemos que para transmitir algo es indispensable sentirlo y sólo se logra cuando se ama lo que se hace, cuando se acepta el compromiso.

No sé cuánto tiempo estuvimos ahí, pero a mí la verdad me hubiera gustado escucharlos más; por eso les pedimos permiso a los padres para que nos permitan traerlos y que los escuchen nuestros jóvenes y toda esta sociedad de este Puerto que, en su interior, lleva los más altos valores que nos reconocen como sociedad, esa solidaridad y compromiso que tratamos de ahogar constantemente porque sentimos que nos debilita; o porque cuando aflora tememos la crítica de los que no la comprenden y puedan adjudicarnos intereses particulares y perversos. Cómo cambiaríamos todos, si además de esos intercambios al extranjero, que me parecen fabulosos, incluyéramos un intercambio con nuestros pueblos que viven en el corazón de la selva. ¿Cómo amar lo que se desconoce? No se puede transcribir la magia de la montaña y la esperanza que se desnudó delante de nosotros por medio de unas lágrimas que nos agradecen por algo que todavía no hemos hecho. Les traigo asimismo el regalo de los textos escritos por ellos. Sólo las lenguas indígenas, mal llamadas dialectos, alcanzan términos de abstracción superiores a las romances, por ello traen su glosario, como intento de transmitirnos la idea de lo que significan. Todo un extraordinario regalo, profundamente original y profundamente nuestro. Yo sólo soy eco, ventana que provoca la diáspora de esta cultura, ya mestizada sí; pero que la castellanización no ha podido anular.

CÓMO NACIO EL PROYECTO

Puede que te estés preguntando cómo llegamos hasta San José Independencia. ¿Cómo supimos de ellos? Este PROYECTO pertenece al maestro Saúl Vera Canché, del que se habló en la última revista de Ventana de papel, el destino lo puso en contacto con el Maestro Monroy, Director de la Galería Acústica, quien generosamente elabora los instrumentos, absorbiendo el treinta por ciento de su costo. Ignoro si el maestro Monroy conocía al Dr. Rodrigo Gutiérrez Castellanos que, junto con el Dr. Jasso y el Radiólogo Francisco Gutiérrez, convocaron a un concierto en la Cafetería Médica Cristal; Asistimos por invitación expresa del doctor Jasso Fue así como con el liderazgo del Dr. Rodrigo nos fuimos involucrando. Me pregunto qué tuvo esa generación a la cual pertenece la Maestra Úrsulita Ramos y el finado Lic. Francisco Ramírez Govea quien pese a las limitaciones de su edad, van contagiando su energía. Hoy estamos aquí, como muchos otros que quieren sumarse a la empresa.

SAN JOSE INDEPENDENCIA

San José Independencia es una comunidad correspondiente a Zongolica, ubicada más o menos a unos 20kms más arriba. Cuenta con una primaria bien equipada; pero su telesecundaria tiene importantes carencias. Si es cierto que la escuela está impecablemente pintada, y las mesas de paleta pulcras, o los implementos de los que se vale una telesecundaria, como luz e Internet; aun así no podemos soslayar la pobreza. Los padres han elaborado una explanada a un lado de los salones ( lo que supuso cortar el cerro) aunque falta encementarla, y para ello se necesita un dinero del que carecen, los padres aportarían la mano de obra. Para llevarlo acabo se necesitan 250 sacos de cemento. Así, como por baños, cuentan con dos letrinas.

Esta población vive en la pobreza más extrema, ya que la mayoría de los padres que se dedican a la producción de café, ganan entre 1,000.00 y 1,400.00 pesos mensuales, sí MENSUALES, es fácil suponer que habrá momentos en que nuestros pequeños amigos utilicen sus tiempos libres para trabajar y contribuir al gasto familiar. Por eso sería interesante que se pudieran implementar algunos talleres en los que, como adolescentes, puedan practicar, promoviendo lo que podríamos llamar un trabajo en sistema cooperativo, que ampliara su conocimiento y redundara en beneficios inmediatos, tales como talleres de jardinería, carpintería, elaboración y conservación de alimentos, o cualquiera de esos que se imparten en la Escuela Industrial; y para la comunidad, implementar los huertos familiares con monitoreo. Hace más de treinta años existieron: se regalaban las semillas y se iba a las comunidades en época de vacunación; quizá lo que faltó fue seguimiento para que resultaran realmente efectivos, por eso el seguimiento es sumamente necesario con el fin de lograr un desarrollo efectivo. Tenemos un caudal de ingenieros agrónomos que pueden hacer su servicio, no sólo en ésta, sino en todas nuestras comunidades. Así como lo tienen implementado otras naciones en su lucha contra el hambre


POR ÚLTIMO

Ayudar a los niños de la Sierra, no te compromete con ningún partido político, con ninguna corriente religiosa, ni nada de esas inquietudes que se te pudieran ocurrir. Eso sí, estamos abiertos a recibir el apoyo de las instituciones; pues ellas, las intituciones están hechas para eso, para apoyar los valores de todos. Incluso de aquellos que cómo estos niños todavía no votan.

Sólo me resta agradecer a quienes me invitaron a participar, a los que apoyaron para que se compraran unos balones de fútbol, dos canastas y un balón para básquet, a los que nos trajeron ropa de invierno para esta comunidad, dulces, juguetes, etc. A todos los que sé, nos ayudarán en un futuro cercano, a traerlos y hospedarlos en este Puerto, así como a ti, quien asistirás al concierto...

Muchas gracias en nombre de nuestros jóvenes.

Lucinda Altamirano: Tlen Kektoba Moyolosli



TLEN KECTOBA MOYOLOSLI
(saludo náhuatl)

Uno desea conservar en su memoria, muy dentro del corazón, los fugaces momentos en que comulgamos con el universo. Ese instante mágico, donde los sonidos armonizan y las imágenes llenan los espacios.
Allá, en un lugar amurallado por tan hermosa y retorcida cabellera, cuyo verdor tiñe el paisaje y roza por instantes el cielo…Allí en un lugar llamado San José Independencia, Zongolica, en el estado de Veracruz, fuimos testigos de un sublime concierto. Cincuenta y dos jóvenes adolescentes, cada uno orgulloso portador de su raza y fiel aprendiz de su instrumento.

Espectadores de primera fila. Nuestros rostros se inclinaron para recibir el honor y la belleza ensartados en coronas y collares. Regalo invaluable, ensueño de nuestras pupilas, naturaleza tejida por diestras manos. El Xochigoscatl fue tan sólo el principio de un idilio con la creación, de un reencuentro con nuestra esencia.

Cada integrante ocupó su lugar, un pupitre desvencijado, parte fundamental del exiguo mobiliario escolar. Modestos, gustosamente aliñados, deseosos de realizar lo tantas veces ensayado. Fijos los ojos en la nota. Fija la mirada en su adalid. De fondo…Inigualable paisaje. Bella y radiante naturaleza a nuestros pies. Nerviosos, atentos, no podían ni querían desafanarse de su encomienda:
Actuar, tocar como lo han aprendido desde hace 3 años. Así, algunos visitantes nos dimos cita en aquel rincón del mundo, en aquel Edén escondido entre las montañas…para escucharlos y para enseguida… admirarlos.

Guitarras, flautas, melódicas, manos párvulas e impetuoso aliento dando origen a tan especial concierto, a tan especial momento que uniéndome a la voz del papá de César “…Nunca lo dejaré de olvidar”.

Uno de los motivos de nuestra visita fue extenderles una invitación para presentarse en nuestro querido Puerto de Veracruz. Demonos la oportunidad de admirar algo más que un “pequeño” grupo musical, para que ese día, respondiendo a su saludo tlen kektoba moyolosli (¿cómo está tu corazón?) , el nuestro … se regocije.



Gaby Velázquez: La magia de la montaña



LA MAGIA DE LA MONTAÑA

Cada respiración me duele hasta sentir que me ahogo, no sé si es por la espontánea recepción de la gente o por la abrumadora tristeza de tener que ver en pleno siglo XXI la lamentable situación de esta comunidad. Siento un nudo en la garganta y evadiendo las manos que se extienden a saludarme, me aparto. Admiro el paisaje, respiro el aire purísimo y rompo en llanto.
Cuando se es capaz de controlar las emociones y se puede ver sin ninguna influencia externa la realidad se logran percibir las sensaciones, la armonía y el ritmo de los seres a través de diferentes manifestaciones. ARTE fue lo que se nos ofreció. Danza, declamación y música.

La corona y el collar de bugambilias me permite sentir el aroma de mi tierra y además me remonta a la Polinesia, en donde con la misma alegría las nativas reciben a los visitantes entregandoles un "lei" o collar de flores blancas. Regreso a mi tierra por el aroma del incienso que me lleva de paseo en la montaña al lado de los artista: estudiantes, niños y jóvenes. Los artistas de montaña.
Los perros retozan, las aves pían con el concierto, la música explota desde esa misma altura al ritmo de "Carnavalito", y veo las cámaras fotográficas y de video, la grabadora, los modernos celulares. Cierro los ojos y noto que los verdaderos sonidos se llevan en el alma.

Cuando el viento y el aire de la montaña acompañan la música, los árboles se arrullan al ritmo de sus notas musicales y sabes que es expresar los sentimientos de cada artista en cada flauta, guitarra, melódica, maraca, pandero, güiro y clave, al ritmo de No me vuelvo a enamorar, para una vez detenido el viento, respetuoso da paso a "Moliendo Café"; lo que nos trae los aromas de la zona. Aquí la gente sabe lo que eso significa. Sabe de plantar, esperar el fruto, prevenir plagas, recoger, arañarse con las plantas, secar, moler, tostar sentir el cansancio. Este tema es la esencia de la comunidad porque llevan dentro el sabor del café.
La comunidad de San Josè Independencia vivió hoy, a través de los jóvenes de la telesecundaria, de su directora Suny, del incansable maestro Saúl: el maestro de música, un momento mágico.
Me doy cuenta que hay tanto por hacer, ellos tienen tanto que ofrecer, y nosotros los hasta hoy silenciosos espectadores tenemos mucho que aprender.
Bendito México que tiene aún que ofrecer al mundo esta alegría, esta esperanza, este mundo apartado del mundo.
Maldita miseria que mantiene alejada a esta comunidad.

martes, febrero 17, 2009

Roberto Blaga: La criada le salió respondona




LA CRIADA LE SALIÓ RESPONDONA

El sábado pasado (llamado comercialmente día del Amor y la Amistad) entré a unos de esos almacenes en donde el gerente comercial, o estudio con los sufíes árabes o con algún maestro zen. Porque en una de sus mercancías (sombreros a los que se les cae la diamantina) exhibía un
gran letrero rojo que decía: “PROHIBIDO TOCAR, QUIEN MALTRATE LA MERCANCIA, SE LE COBRARÁ DOBLE...
¡Habrase visto! Por supuesto, no existe ni por asomo, ley alguna (que no dudo que nuestros congresistas un día se inventen una semejante) al respecto. Quien no sufra de lateralidad lógica diría: “No espere, mejor me llevo el sombrero maltratado, al precio que tiene

Esto viene a colación porque ya, en días pasados, abrió la boca el segundo hombre más rico del mundo – que no lo sería si no fuera por las tantas prebendas que el mismo gobierno mexicano le ha dado, y éste ha regresado a personajes conocidísimos con magníficos favores. A Carlos Slim (en uno de esos discursos disparejos y dicharacheros que acostumbra) se le ocurrió pedir a los inversores extranjeros “que no saquen su dinero de México, sigan invirtiendo, para que la cosa no se ponga más de carne de gallina, pues lo peor, económicamente hablando, está aún por venir... y que incluso a él le ha pasado por la cabeza despedir algo de personal”.

Si esto lo dice el vecino que tiene ya tres días sin comer, el albañil, el campesino que no tiene para el abono del grano (ni de la estufa a crédito) nada hubiera pasado. Pero como lo dijo el segundo ser más “cargado” del planeta, pues el medio-presidente mexicano que tenemos puso el grito en el cielo.

Y lo puso porque no permite que otro diga lo contrario a lo expresado por él a través de las televisoras, la radio, sus discursos dormilones, y los encargos que le hace al gordo encargado de la Secretaría de Hacienda, quien a su vez ordena, a los menos pesados, que se pulan y mientan: “las cosas marchan bien, México está blindado, las inversiones siguen llegando, los dineros golondrinos ya regresan a su nido, las inversiones extranjeras confían en el buen manejo de los dineros”.

En palabras textuales (después de que Slim amenazara veladamente con estropear también la diamantina del sombrero) "el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), Javier Lozano Alarcón, conminó al empresario Carlos Slim Helú a tomar conciencia de sus declaraciones en torno a la crisis económica que agobia a México, ya que, dijo, se ha convertido en el segundo hombre más rico del mundo gracias al sistema económico que ahora critica. .. Aunque el funcionario federal dijo no tener un enfrentamiento personal con el empresario y sí hablar a nombre del Ejecutivo federal, lo retó a no despedir un solo empleado del conglomerado que dirige” (1)

Punto aparte de que la “crisis mundial” le cayó al ilegítimo presidente como dogal al cuello, para pretextar inexperiencias y errores, ya la crisis mexicana per se iba caballo a la hacienda; esta crisis “globalizodora” le sirve de parapeto ideal al primer mandatario para dar razones de su pérdida de brújula en los modos de gobernar un país en el que otro poder y otras consecuencias (que Slim avisora fácilmente) a diario retan lo que se da en llamar "crecimiento del 1.5%". Estos factores manejados por Calderón son:


1) Decir y repetir que la economía mexicana tan deteriorada (con sus 50% de pobres), falta de escuelas, de empleos, de infraestructura, es culpa de Wall Street
2) Esperemos, dice Calderón (unos 20 años) a que primero Obama repare el daño estadunidense y luego ya veremos que hacemos nosotros: claro, hacer cosas que no hayamos hecho antes...

3) En tanto, la demagogia continúa, la inseguridad acelera, la pérdida de poder presidencial es cada vez más anémica, pocos se preocupan de los ajustes a los desajustados: (alcaldes que ganan hasta 120,000 pesos mensuales, pero se ha otorgado un aumento de 4 pesos diarios por cada cien al resto del rebaño)

Por ello es que, en un discurso fuera del D.F., al enterarse Calderón de lo dicho por Slim, comenzó con los subterfugios, uno de los cuales va por delante: “La criada me salió respondona”; y comenzó a llamar catastróficos a quienes con cifras en mano, hablan de una debacle financiera que (nada tonto), el presidente mete en el costal de lo "mundial"; "conmina" a Slim (ducho en asuntos financieros), y desea hacer callar a quien lo contradice, violentando una dizque democracia fantasma donde todos tienen derecho a hablar y ser escuchados, y no sólo ser escuchado –y creído—y que, claro, éste sea el vacilante mandatario.

Porque, ojo, Slim --haya como se haya hecho riquillo-- no sólo considera el problema financiero en serio, sino que mira no sólo eso; también la bomba que el ocupante de Los Pinos (que ya mejor ni salir de ahí quiere) tiene en sus manos: un gobierno impuesto y por tal, fallido. Todo un galimatías de gobierno en donde se enfrentan factores que conducen a un país no sólo a la debacle financiera sino de caos e ingobernabilidad. Veamos:


1) Los ciudadanos ya no respetan a sus autoridades con el mandatario a la cabez: vaya, ya no le creen ni la mitad de lo que dice y un gran número de millones de ellos no lo consideran el presidente legítimo de México.

2) Las “autoridades” bajo sub-mandos de este gobierno, ya no tiene ningún miramiento por la ciudadanía (caso Acteal entre cientos). Los más altos cargos de autoridad están metidos hasta el cuello en sobornos, chantajes, operaciones, etc. de tipo ilegal; y cuando se trata de poner orden público, carecen del más elemental de los sentidos para dirigir a sus tropas (sean policiales o militares) pues no existe estrategia alguna ni educación en cuanto a derechos humanos.


Y 3) Lo peor: Las “autoridades” ya no se respetan entre sí mismas: han tomado el camino de la competencia, y entre ellos han creado sus clanes, sus liderazgos, sus “repartos y premios” a los sub-alternos, sólo para ver qué corporación (paradójico) coopera, no más en el sentido del orden público, sino qué corporación hace más escándalo como candidato a bándalo.

De las máximas autoridades judiciales, Suprema Corte de Justicia y demás; IFE y sus reglamentos fallidos, así como las televisoras que, a cambio, le conceden unos gramos más de demagogia a los “entrevistados”... ya ni hablar.
Vivimos en un país que se detiene con hilos, cuya impunidad es asquerosa, y uno en el que la división entre pobres y ricos cada vez se agranda más. Uno de ellos, Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, se ha atrevido a hablar. La advertencia de Calderón es velada: si estropeas mi mercancía demagógica, te cobro al doble el producto sin dejar que te lleves lo echado a perder. No obstante, que se recuerde otro dicho: “Cuando la perra es brava, hasta los de la casa muerde”.


(1) El Financiero, 10 de febrero, 2009

lunes, febrero 16, 2009

Gabriel Fuster: Crónica de Interfase

Res ipsa loquitur. La cosa habla por sí misma, es decir, su inteligencia resulta autoevidente. Sin embargo, el blog culturoso llamó la atención del Procurador General de Justicia por sus posteos rectificados y cuyas pesquisas posteriores lo llevaron a la detención y aseguramiento de la camioneta Hummer que se asocia íntimamente a sus trabajos, parada frente al Hotel Wallpaper. Se trata de una camioneta Hummer H3T, de color oro, con detalles cromados y unas llantas de 22” para verla planchada al piso, buscada por ley tras choque y huida durante la noche anterior y que en la costumbre de un buen retraso atropelló y quitó la vida a dos menores pidiendo limosna en un cruce de semáforo. Cual ninguna otra madre de toda tortuga, pasa tripulada por condecorados soldados sin piernas, aunque la unidad se prefiere propiedad de un santero cuyo único cliente es un importante capo del Cartel de Tijuana. El blog brinda detallada información respecto a la localización del clandestino taller de laminación y pintura donde el automóvil fue reparado, hojalateado y retocado a dos manos con esponja submarina. Si se desmenuza una teoría de instantes de las salutaciones anónimas, escapan estos préstamos y cartografías que saben que las nueve pistas son hijas de Mnemósine y Júpiter. Una de ellas, indica el sitio preciso, bajo el dibujo de la llanta frontal derecha, la media circunferencia y la media espira de un compás de geometría para separar los fragmentos astillados del cráneo de una de las víctimas. No solo la juntura encaja a la perfección, como una pieza suelta de rompecabezas, sino que los médicos patólogos son capaces de practicar una prueba de ADN tan pronto el aire sostiene otra irrefutable evidencia dentro del curso de la averiguación previa y suficiente para librar el auto de formal prisión contra quien resulte responsable. Por ejemplo, el forense es capaz de validar la rara ausencia del antígeno AB, presente en todos los grupos sanguíneos, pero ausente en algunos fenotipos japoneses, hawaiianos y samoanos. El nombre del niño era Juan Jesús González Tualualelei. Sin embargo, cuando las actuaciones del Ministerio Público validaron que el mencionado santero, junto con su esposa y sus tres hijos viajaron por vacaciones a Disneylandia Anaheim en los dos días previos al accidente y dentro de la instrucción quedó demostrada por la parte acusada su coartada mediante la presentación de los boletos de entrada a la atracción Peter Pan Flight, justo en el preciso momento que la camioneta Hummer presagiaba resbalar por la espalda de los peatones, luego el secreto es poner los dedos sobre la bola de cristal y el alcance de la investigación se amplía. Juan Jesús González Tualualelei se convierte en el vehículo de juicio y encarcelamiento de Carlos García Marruz, Capo del Cartel de Tijuana, quien había tomado “prestado” el auto del brujo por una semana, para visitar a su amante de su volante en el sueño. “Estado de la Unión, yo soy el juez y parte hasta nuevo aviso. Se trata de un caso de política ficción. Llego a un punto donde tengo derecho a trabajar donde me obliguen”, diría esta mujer en su defensa. Por desgracia, el verdugo es el sujeto más amistoso de todos. El momento que la mujer bajaba del carro blindado, custodiada por dos agentes de la AFI, un secreto admirador disparó su bazuka desde una azotea vecina de las instalaciones del American Film Institute. Pocos saben que el arma letal recibió el peculiar nombre por su semejanza con el instrumento musical inventado y usado por el comediante Bob Burns, tan cómico como lastimero donde nos canta en una ferretería y transcurre una pausa, entonces tomó un tubo de fontanería e improvisó soplar en un extremo, consiguiendo un inusual sonido nuevo. Con modificaciones, el informal clarín fue bautizado bazooka, del vocablo alemán bazuin, trompeta. Como en un mal recuerdo, el misil destrozó a la modelo en bikini, sus edecanes y el perfecto furgón DKW N1000, junto a cuatro motocicletas patrulla. Se ha ido el mañana, dejando el campo electoral despejado para el resto de las competidoras por la corona de las fiestas del Carnaval de Mazatlán, a menos que el mismo sea manejado por un computador. Finalmente, la bitácora por amor de su nombre lamenta que el periodismo en internet sea soslayado por la pornografía. Ella, su modesta autora, además, corrigió el texto definitivo que prevalece al cierre. Mi latín, para poder comunicarme con los latinoamericanos. So impune to spam.

Lucinda Altamirano: Destinos truncados





Llegué gastando hasta el último aliento sin que declinara la esperanza. El lugar era sombrío lo
percibía perfectamente. Olores y sonidos me invadían de golpe y hacían que por momentos pensara en claudicar. Pero no, sólo me encontraba a unos cuantos pasos. Las ideas se agolpaban en mi mente y los maullidos crispaban aún más mis nervios.
El paso del tiempo había dejado cientos de páginas para contar …
Hace 32 años vine al mundo. No sé exactamente bajo qué circunstancias. Fui elegido entre varios que en la cuna aguardábamos un destino. La suerte me guiñó el ojo y una vez en mi amoroso y opulento hogar, mis padres se dieron a la tarea de llevarme de inmediato con quien evaluara ampliamente mi es-
tado de salud, ante lo incierto de mi procedencia. Así, en un principio, todo marchó sobre ruedas.
Un par de meses después, mi madre se percató al contemplarme, que algo no andaba bien con mis ojos.
Un fuerte estrabismo comenzó a desarrollarse a consecuencia de una escasa visión. ¿Cómo era posible? En aquél primer examen, todo estaba bien… Fue el inicio de idas y venidas al extranjero. De buscar con tanto anhelo un diagnóstico opuesto al que día a día se confirmaba.
-La madre biológica del pequeño padeció toxoplasmosis, no se puede hacer gran cosa. Prácticamente la visión del niño, es nula. Tal vez llegue con el tiempo a distinguir algunas sombras.-
Fui tan deseado, que el amor desbordado de aquellos dos seres transformó en mi todas las adver- sidades que la vida me tenía reservadas.
El día que cumplí dos años, descubrimos cuánto me gustaba la música. Puedo imaginarme lo
curioso que he de haber parecido. Tíos y primos me alzaban en brazos de la carriola para seguir meneándome. Transcurría todo en armonía hasta que mi repentino llorar no cesó hasta pasada la media noche. Mi brazo izquierdo se había fracturado en tres. Una vez más ,la vida me mostraba la espalda: osteogénesis imperfecta, enfermedad que se traduce en padecer una pasmosa fragilidad en toda la estructura ósea. Y entonces… retomamos el viacrucis. Médicos de aquí y de allá. Mas mi fortuna alcanzó para dar con el mejor especialista en la materia en el estado de Massachussets. Así ,fui ganando terreno en ésta nueva contienda. Cierto es que el dinero no lo es todo pero sirvió de mucho. También fui compensado por la naturaleza . Mi alto coeficiente intelectual permitió entre otras muchas cosas
mi óptimo desarrollo en lo que llenaría mi vida.: Las letras.

Mi madre no pudo escaparse de la ironía del destino . Años atrás y después de haber pade-
cido el dolor y la incertidumbre entre análisis y estudios, le fue confirmada su incapacidad
para concebir, sin sospechar siquiera que tiempo después de adoptarme, quedaría embarazada.
Fue otro niño, mi hermanito, mi querido y bien amado André. Cuatro años de diferencia aún
nos permitieron disfrutar de las mismas cosas. André era un niño muy alegre y extrovertido.
contribuyó sin proponérselo a mi seguridad. Sus pasos guiaban los míos y su sana infancia re-
conoció siempre sólo mi interior. No podré olvidar nunca el día en que papá nos compró en
Disney un llavero. Era una diminuta lamparita y emitía una fuerte luz azul. Este maravilloso
regalo llegó a ser uno de los vínculos afectivos más significativos entre André y yo. Jugueteando con
ésta en una ocasión, caí en la cuenta que era perceptible a mis nublados ojos.
Y desde aquel día mi hermano la proclamó como nuestra señal secreta. Siempre supe así que
se encontraba cerca. Estudiamos por un tiempo en la misma escuela y una mañana en que presentaba mi examen oral final, tuvo la osadía de distraerme con la dichosa lucecita. Casi nos expulsan.

Llegamos a este mundo libres de ataduras, de prejuicios, de iniquidades. Nuestra luz brilla
porque surge íntegra de nuestra esencia. Tristemente dejamos que se vaya opacando. Durante
la estancia en el mismo colegio, el encanto de nuestra leal y afortunada relación comenzó a
desvanecerse. Todos tomaron parte. Principalmente sus compañeros de clase: “…hey¡ André
qué bueno que llegaste lazarillo” , “… de seguro que pasaste toda la tarde viendo la tv con tu
hermano”. “ …el ciego eres tú, no ves que es recogido”… Fuimos así objeto de esa crueldad inherente al ser humano. Yo, pude sobrevivir. El fue víctima de todas las vilezas.



2

Comenzó a verme con desprecio, con rencor, con lástima y se alejó. Vanos fueron los esfuerzos de mis padres y maestros por hacer que me aceptara de nuevo. Se volvió seco y distante, no sólo conmigo, con todos.

Cursé la carrera de Filosofía y Letras. Fui galardonado con los más altos honores en la facul
tad. El amor y la disposición de mis padres crecía sumando ahora su admiración y respeto.
La vida comenzó a mirarme de frente y …la encontré. Sus lacios y perfumados cabellos enmar
caban su suave tez. Su enigmática voz contrastaba con la infantil ternura de su risa. De claras
ideas y sediento saber. Llegó a mí y el destino benevolente me la dejó.
André se fue al extranjero a estudiar una carrera y pocas veces supimos de él. Traté insistente de avisarle sobre el deseo de que apadrinara a nuestro primer hijo, sin embargo, nunca recibí respuesta.
Pocos días después de que Julián, el mayor de nuestros 3 hijos terminara el bachillerato, acudimos a la ceremonia de graduación y allí volví a saber una vez mas de mi hermano. El padre de uno de los compañeros de mi hijo formaba parte del círculo selecto de escritores y editores en la universidad Complutense de Barcelona. Compartimos la misma mesa y ya entrados en una amena charla mostró su incredulidad ante mi negativa de conocer la obra de un tal A.R.BLACK, a lo que respondí que había oído hablar de él, más no conocía sus obras debido a que era imposible su traducción al sistema braille y al formato de audio libro pues así lo determinaba en cada una de sus obras. Comenté mi indignación al respecto, pero reconocí haber escuchado grandes elogios de sus novelas. Sabía que gustaba de tocar escabrosos temas exaltando las miserias humanas. Sin embargo, al parecer, eso era precisamente lo que lo había encumbrado. Y eso era todo.
–Es un tipo extraño- comentó Albert. –tiene una mansión en Barcelona y sin embargo pasa cada año una larga temporada en los suburbios, cuentan que encerrado en una pocilga y que esa es “la cuna” de su inspiración.
Momentos más tarde, no supe ni cómo ni cuándo quedé comprometido para entregarle el último borrador sobre la historia de mi vida. Aún cuando sabía perfectamente que mi novela no era del género manejado por A.R.BLACK, Albert insistió y así a través del círculo de lectores pudo hacer llegar mi obra a manos de tan famoso editor y prolífico escritor. Pasaron varios meses y dejé a un lado la infructuosa y enervante incertidumbre. Más el día menos pensado, recibí una nota. Me citaba en un extraño lugar en las afueras de Barcelona para conversar sobre mi novela.
En cuanto pude, emprendí el viaje. Entre largas horas de vuelo tuve tiempo para llenar mi cabeza de dudas y conjeturas. Sobre todo, me aturdía un poco la última indicación al pie de la nota: VENGA SOLO.
Llegué gastando hasta el último aliento. Era un lugar apartado, lejos del bullicio de la ciudad. Se respiraban fétidos olores, pero siendo mi afán más fuerte que mi condición, llegué hasta el segundo piso de un edificio en ruinas. Toqué sin meditarlo, la puerta era de latón. Una sombría voz dijo:
- pasa, solo he vivido repasando en mi mente este reencuentro…-
-Perdón ¿cómo dice?- pregunté un tanto turbado. Percibí entonces claramente una lucecita frente a mis ojos y el desconcierto dio paso veloz a la emoción de encontrarme frente a mi hermano.
-André hermano- exclamé y mis pasos se enfilaron hacia esa dura voz, al tiempo que despegaba mis brazos del cuerpo
- ¡Detente-me dijo!
-¿Qué te pasa André? ¿No te da gusto verme hermano?
-No somos hermanos, no eres más que un pobre desgraciado que ha ocupado la vida de otros ¿Y todavía te atreves a contarla? Esto que has escrito ES MI VIDA, ¡Tú te la robaste, así como el cariño de mis padres, el reconocimiento en la escuela!
-“¿Qué diferente eres de tu hermano…?”- esos comentarios cargados de mierda. Eso, eso es lo que me dejaste, eso que tu eres, porque si no te has dado cuenta, aquí naciste! en esta pocilga y sabe Dios bajo que asquerosas circunstancias.
¡Sí, aquí te parieron, en la inmundicia!. Aquí te deberías de haber quedado mal nacido,¡usurpador!
–André yo no quise…-
-¡Cállate!, aquí termina tu historia y al instante un ensordecedor disparo invadió el lugar.
-Así es oficial, la dirección es…
-Al colgar el auricular mis temblorosas manos se toparon con una barra de bronce, pasé lentamente mis dedos y así quedó también para siempre grabado su nombre en mi memoria el día mas negro de mi historia.




FIN

Genaro Aguirre Aguilar: Cercanías a "La Catedral del Mar"





Confieso: no soy lector especializado, por lo tanto alguien con las cualidades o el oficio teórico y técnico para abordar «objetivamente» un texto literario; más bien soy una persona emocional que –de vez en vez- se tropieza con alguna obra que lo provoca para dar un paso y compartirla con algunos colegas o ciudadanos por igual.
Pues bien, resulta que uno de esos días cuando vagaba por una de las tiendas comerciales en busca de obsequios de fin de curso para reconocer el aprovechamiento o la fortuna de mis estudiantes universitarios, me tropecé con una edición limitada de un libro que me había llamado la atención hacia un par de meses, pero cuyo costo me pareció exagerado. Así que cuando vi su empastado y en especial el precio, lo tomé junto a otros y me dirigí a la caja. Para entonces era la víspera de fin de curso, por lo que diciembre y sus posadas era el tiempo propicio para entrarle a una lectura como esa.
La catedral del mar (2008) de Ildefonso Falcones, resultó ser una de esas obras absorbentes, con una prosa fácil de seguir si bien demandante de una disposición para el relato histórico. Ubicada en la Edad Media barcelonesa, narra la historia de Arnau, un personaje que antes de su nacimiento parece el destino le ha colocado una marca en la espalda. Nace en medio de la incertidumbre de un padre quien por su condición de siervo de la tierra, tiene que aceptar el derecho que le asiste al señor feudal para desflorar a la novia justo en el momento del casorio. Los meses de espera tras el anuncio del embarazo de su esposa Francesca, marcan sus días y con ello el señalamiento de los aldeanos, quienes saben que el señor Llorenç de Ballera tiene un historial procreando vástagos en sus territorios de influencia.
La ruptura en la línea consanguínea de este acaudalado señor, vendrá cuando Francesca procrea un hijo legítimo, para que su padre se sienta orgulloso cuando reconoce en el lunar que el primogénito tiene a un lado del ojo, el signo de la familia, desatando el enojo de Llorenç de Ballera cuando la burla de sus allegados y demás señores feudales cae sobre su cuestionada hombría y con ello la puesta en duda de su antes fértil virilidad. Furia que vuelve a pagar Francesca al ser arrastrada al castillo para amamantar a un Llorenç, no sin serle arrebatado su recién nacido hijo quien –a punto de fallecer de inanición- es rescatado por su padre, para vivir un periplo bajo la condena de ser un siervo que ha huido de sus tierras. En su horizonte: Barcelona, la única ciudad donde se respira libertad y la casa de una hermana, quien fuera desposada por un artesano que parece ahora goza de un prestigio sin precedentes.
Si bien una novela histórica con cualidades como para indagar en el imaginario cultural de la España del siglo XIV, al echar mano de tintes historiográficos cercanos a la tradición de la Escuela de los Anales, por la forma en que hurga en la cultura y la vida cotidiana, en las ideaciones religiosas, monárquicas, mercantiles y de un pueblo llano barcelonés, el autor aprovecha la ocasión para armar un relato disfrutable por la manera en que trata a sus personajes, sus relaciones, sus anhelos y todo aquello que matiza la más intrincada naturaleza humana. Como corazón de esta reconstrucción histórica novelada, el ascenso, la caída y el levantamiento social de un personaje que a temprana edad traza un rumbo distinto en su condición de siervo.
Paralelo a ello, el lector se encuentra ante una manufactura que permite el entendimiento de una parte de la retorcida genealogía monárquica española, especialmente para el lector lego que no ha sabido comprender los vericuetos de tan complicada articulación parental. Como fondo, la construcción de La Catedral del Mar, esa imponente construcción que a lo largo de cincuenta años verá labrada en sus paredes y columnas la síntesis de aquellos días cuando la persecución judía, la maldición de la peste, las mezquinas guerras por el poder tras el trono, la lealtad al rey en turno y la espiritual entrega a la patrona Santa María de la Mar, hicieran de la ciudad de Barcelona un referente de libertad, un sueño que se fue erigiendo en la materialización de esa construcción hecha con el sudor, la entrega y el dinero de los que menos tenían.
En este contexto, la dimensión humana del personaje protagónico Arnou Estanyol que construye el autor conforme va avanzando el relato, permite que el lector -poco a poco- vaya aprendiendo a admirarlo. La honestidad, la lealtad, la traición, la ambición humana, el despotismo de los pudientes, son parte del entramado pasionario que configura el universo donde vive y cohabita este personaje que bien pudiera (¿o debiera?) ser referente para muchos de nuestros hijos o estudiantes. En estos tiempos de sombría incertidumbre e inquietante mañana, valdría la pena acercarse a un texto que no traiciona expectativas ni rehúye a la crítica. Si de algo sirve, en su haber La Catedral del Mar, ya suma varios reconocimientos internacionales, sin descontar que en los más de 30 países a donde se han vendido sus derechos, es un éxito de ventas.
Como es de imaginar y ha venido siendo recurrente en este tipo de literatura, hay dos ámbitos para disfrutar de la obra: en su versión impresa (con las distintas versiones existentes en el mercado) o el viaje que uno puede realizar a través de las páginas electrónicas, las de los fanáticos y la oficial, en la que se puede acceder al mapa de la ciudad y los lugares por donde transcurre sus días la historia. Aún con ello, lo cierto es que para muchos especialistas, este best seller supone un estado de madurez en este tipo de obras, pues aun siendo la primera que escribe su autor, ha logrado reunir el clamor de críticos y comunes.
Qué más decir al respecto de un libro que se vive y disfruta en términos de una aventura literaria, no sabría exactamente ahora, después de todo el acercamiento que uno tiene a las obras literarias, suele estar matizado por los referentes, pero también por los estados emocionales a los que es capaz de conducir una trama plagada de un oficio narrativo en ciernes, pero particularmente con una cualidad para mirar en los interiores de un pasado y salir bien librados. No queremos decir que el libro cambia la vida como al personaje de Ohram Pamuk en La vida nueva, tan sólo diríamos que -en tanto lector- se sale satisfecho de haber vivido algunos momentos especialmente importantes de la Barcelona de aquellos días.


Interview: ENTREVISTA A FAULKNER



—¿Existe alguna fórmula que sea posible seguir para ser un buen novelista?


—99% de talento... 99% de disciplina... 99% de trabajo. El novelista nunca debe sentirse satisfecho con lo que hace. Lo que se hace nunca es tan bueno como podría ser. Siempre hay que soñar y apuntar más alto de lo que uno puede apuntar. No preocuparse por ser mejor que sus contemporáneos o sus predecesores. Tratar de ser mejor que uno mismo. Un artista es una criatura impulsada por demonios. No sabe por qué ellos lo escogen y generalmente está demasiado ocupado para preguntárselo. Es completamente amoral en el sentido de que será capaz de robar, tomar prestado, mendigar o despojar a cualquiera y a todo el mundo con tal de realizar la obra.
—¿Quiere usted decir que el artista debe ser completamente despiadado?


—El artista es responsable sólo ante su obra. Será completamente despiadado si es un buen artista. Tiene un sueño, y ese sueño lo angustia tanto que debe librarse de él. Hasta entonces no tiene paz. Lo echa todo por la borda: el honor, el orgullo, la decencia, la seguridad, la felicidad, todo, con tal de escribir el libro. Si un artista tiene que robarle a su madre, no vacilará en hacerlo...
—Entonces la falta de seguridad, de felicidad, honor, etcétera, ¿sería un factor importante en la capacidad creadora del artista?
—No. Esas cosas sólo son importantes para su paz y su contento, y el arte no tiene nada que ver con la paz y el contento.
—Entonces, ¿cuál sería el mejor ambiente para un escritor?
—El arte tampoco tiene nada que ver con el ambiente; no le importa dónde está. Si usted se refiere a mí, el mejor empleo que jamás me ofrecieron fue el de administrador de un burdel. En mi opinión, ese es el mejor ambiente en que un artista puede trabajar. Goza de una perfecta libertad económica, está libre del temor y del hambre, dispone de un techo sobre su cabeza y no tiene nada qué hacer excepto llevar unas pocas cuentas sencillas e ir a pagarle una vez al mes a la policía local. El lugar está tranquilo durante la mañana, que es la mejor parte del día para trabajar. En las noches hay la suficiente actividad social como para que el artista no se aburra, si no le importa participar en ella; el trabajo da cierta posición social; no tiene nada qué hacer porque la encargada lleva los libros; todas las empleadas de la casa son mujeres, que lo tratarán con respeto y le dirán "señor". Todos los contrabandistas de licores de la localidad también le dirán "señor". Y él podrá tutearse con los policías. De modo, pues que el único ambiente que el artista necesita es toda la paz, toda la soledad y todo el placer que pueda obtener a un precio que no sea demasiado elevado. Un mal ambiente sólo le hará subir la presión sanguínea, al hacerle pasar más tiempo sintiéndose frustrado o indignado. Mi propia experiencia me ha enseñado que los instrumentos que necesito para mi oficio son papel, tabaco, comida y un poco de whisky.
—¿Bourbon?
—No, no soy tan melindroso. Entre escocés y nada, me quedo con escocés.
—Usted mencionó la libertad económica. ¿La necesita el escritor?
—No. El escritor no necesita libertad económica. Todo lo que necesita es un lápiz y un poco de papel. Que yo sepa nunca se ha escrito nada bueno como consecuencia de aceptar dinero regalado. El buen escritor nunca recurre a una fundación. Está demasiado ocupado escribiendo algo. Si no es bueno de veras, se engaña diciéndose que carece de tiempo o de libertad económica. El buen arte puede ser producido por ladrones, contrabandistas de licores o cuatreros. La gente realmente teme descubrir exactamente cuántas penurias y pobreza es capaz de soportar. Y a todos les asusta descubrir cuán duros pueden ser. Nada puede destruir al buen escritor. Lo único que puede alterar al buen escritor es la muerte. Los que son buenos no se preocupan por tener éxito o por hacerse ricos. El éxito es femenino e igual que una mujer: si uno se le humilla, le pasa por encima. De modo, pues, que la mejor manera de tratarla es mostrándole el puño. Entonces tal vez la que se humille será ella.
—¿Trabajar para el cine es perjudicial para su propia obra de escritor?
—Nada puede perjudicar la obra de un hombre si éste es un escritor de primera, nada podrá ayudarlo mucho. El problema no existe si el escritor no es de primera, porque ya habrá vendido su alma por una piscina.
—Usted dice que el escritor debe transigir cuando trabaja para el cine. ¿Y en cuanto a su propia obra? ¿Tiene alguna obligación con el lector?
—Su obligación es hacer su obra lo mejor que pueda hacerla; cualquier obligación que le quede después de eso, puede gastarla como le venga la gana. Yo, por mi parte, estoy demasiado ocupado para preocuparme por el público. No tengo tiempo para pensar quién me lee. No me interesa la opinión de Juan Lector sobre mi obra ni sobre la de cualquier otro escritor. La norma que tengo que cumplir es la mía, y esa es la que me hace sentir como me siento cuando leo La tentación de Saint Antoine o el Antiguo Testamento. Me hace sentir bien, del mismo modo que observar un pájaro me hace sentir bien. Si reencarnara, sabe usted, me gustaría volver a vivir como un zopilote. Nadie lo odia, ni lo envidia, ni lo quiere, ni lo necesita. Nadie se mete con él, nunca está en peligro y puede comer cualquier cosa.
—¿Qué técnica utiliza para cumplir su norma?
—Si el escritor está interesado en la técnica, más le vale dedicarse a la cirugía o a colocar ladrillos. Para escribir una obra no hay ningún recurso mecánico, ningún atajo. El escritor joven que siga una teoría es un tonto. Uno tiene que enseñarse por medio de sus propios errores; la gente sólo aprende a través del error. El buen artista cree que nadie sabe lo bastante para darle consejos. tiene una vanidad suprema. No importa cuánto admire al escritor viejo, quiere superarlo.
—Entonces, ¿usted niega la validez de la técnica?
—De ninguna manera. Algunas veces la técnica arremete y se apodera del sueño antes que el propio escritor pueda aprehenderlo. Eso es tour de force y la obra terminada es simplemente cuestión de juntar bien los ladrillos, puesto que el escritor probablemente conoce cada una de las palabras que va a usar hasta el fin de la obra antes de escribir la primera. Eso sucedió con Mientras agonizo. No fue fácil. Ningún trabajo honrado lo es. Fue sencillo en cuanto que todo el material estaba ya a la mano. La composición de la obra me llevó sólo unas seis semanas en el tiempo libre que me dejaba un empleo de doce horas al día haciendo trabajo manual. Sencillamente me imaginé un grupo de personas y las sometí a las catástrofes naturales universales, que son la inundación y el fuego, con una motivación natural simple que le diera dirección a su desarrollo. Pero cuando la técnica no interviene, escribir es también más fácil en otro sentido. Porque en mi caso siempre hay un punto en el libro en el que los propios personajes se levantan y toman el mando y completan el trabajo. Eso sucede, digamos, alrededor de la página 275. Claro está que yo no sé lo que sucedería si terminara el libro en la página 274. La cualidad que un artista debe poseer es la objetividad al juzgar su obra, más la honradez y el valor de no engañarse al respecto. Puesto que ninguna de mis obras ha satisfecho mis propias normas, debo juzgarlas sobre la base de aquélla que me causó la mayor aflicción y angustia del mismo modo que la madre ama al hijo que se convirtió en ladrón o asesino más que al que se convirtió en sacerdote.
—¿Qué obra es ésa?
—El Sonido y la Furia. La escribí cinco veces distintas, tratando de contar la historia para librarme del sueño que seguiría angustiándome mientras no la contara. Es una tragedia de dos mujeres perdidas: Caddy y su hija. Dilsey es uno de mis personajes favoritos porque es valiente, generosa, dulce y honrada. Es mucho más valiente, honrada y generosa que yo.
—¿Cómo empezó El Sonido y la Furia?
—Empezó con una imagen mental. Yo no comprendí en aquel momento que era simbólica. La imagen era la de los fondillos enlodados de los calzoncitos de una niña subida a un peral, desde donde ella podía ver a través de una ventana el lugar donde se estaba efectuando el funeral de su abuela y se lo contaba a sus hermanos que estaban al pie del árbol. Cuando llegué a explicar quiénes eran ellos y qué estaban haciendo y cómo se habían enlodado los calzoncitos de la niña, comprendí que sería imposible meterlo todo en un cuento y que el relato tendría que ser un libro. Y entonces comprendí el simbolismo de los calzoncitos enlodados, y esa imagen fue reemplazada por la de la niña huérfana de padre y madre que se descuelga por el tubo de desagüe del techo para escaparse del único hogar que tiene, donde nunca ha recibido amor ni afecto ni comprensión. Yo había empezado a contar la historia a través de los ojos del niño idiota, porque pensaba que sería más eficaz si la contaba alguien que sólo fuera capaz de saber lo que sucedía, pero no por qué. Me di cuenta de que no había contado la historia esa vez. Traté de volver a contarla, ahora a través de los ojos de otro hermano. Tampoco resultó. La conté por tercera vez a través de los ojos del tercer hermano. Tampoco resultó. Traté de reunir los fragmentos y de llenar las lagunas haciendo yo mismo las veces de narrador. Todavía no quedó completa, hasta quince años después de la publicación del libro, cuando escribí, como apéndice de otro libro, el esfuerzo final para acabar de contar la historia y sacármela de la cabeza de modo que yo mismo pudiera sentirme en paz. Ese es el libro por el que siento más ternura. Nunca pude dejarlo de lado y nunca pude contar bien la historia, aun cuando lo intenté con ahínco y me gustaría volver a intentarlo, aunque probablemente fracasaría otra vez.
—¿Qué emoción suscita Benjy en usted?
—La única emoción que puedo sentir por Benjy es aflicción y compasión por toda la humanidad. No se puede sentir nada por Benjy porque él no siente nada. Lo único que puedo sentir por él personalmente es preocupación en cuanto a que sea creíble tal cual yo lo creé. Benjy fue un prólogo, como el sepulturero en los dramas isabelinos. Cumple su cometido y se va. Benjy es incapaz del bien y del mal porque no tiene conocimiento alguno del bien y del mal.
—¿Podía Benjy sentir amor?
—Benjy no era lo suficientemente racional ni siquiera para ser un egoísta. Era un animal. Reconocía la ternura y el amor, aunque no habría podido nombrarlos; y fue la amenaza a la ternura y al amor lo que lo llevó a gritar cuando sintió el cambio en Caddy. Ya no tenía a Caddy; siendo un idiota, ni siquiera estaba consciente de la ausencia de Caddy. Sólo sabía que algo andaba mal, lo cual creaba un vacío en el que sufría. Trató de llenar ese vacío. Lo único que tenía era una de las pantuflas desechadas de Caddy. La pantufla era la ternura y el amor de Benjy que éste podría haber nombrado, y sólo sabía que le faltaban. Era mugroso porque no podía coordinar y porque la mugre no significaba nada para él. Así como no podía distinguir entre el bien y el mal, tampoco podía distinguir entre lo limpio y lo sucio. La pantufla le daba consuelo aun cuando ya no recordaba la persona a la que había pertenecido, como tampoco podía recordar por qué sufría. Si Caddy hubiese reaparecido, Benjy probablemente no la habría reconocido.
—¿Ofrece ventajas artísticas el componer la novela en forma de alegoría, como la alegoría cristiana que usted utilizó en Una fábula?
—La misma ventaja que representa para el carpintero construir esquinas cuadradas al construir una casa cuadrada. En Una fábula, la alegoría cristiana era la alegoría indicada en esa historia particular, del mismo modo que una esquina cuadrada oblonga es la esquina indicada para construir una casa rectangular oblonga.
—¿Quiere decir que un artista puede usar el cristianismo simplemente como cualquier otra herramienta, de la misma manera que un carpintero tomaría prestado un martillo?
—Al carpintero del que estamos hablando nunca le falta ese martillo. A nadie le falta cristianismo, si nos ponemos de acuerdo en cuanto al significado que le damos a la palabra. Se trata del código de conducta individual de cada persona, por medio del cual ésta se hace un ser humano superior al que su naturaleza quiere que sea si la persona sólo obedece a su naturaleza. Cualquiera que sea su símbolo —la cruz o la media luna o lo que fuere—, ese símbolo es para el hombre el recordatorio de su deber como miembro de la raza humana. Sus diversas alegorías son los modelos con los que se mide a sí mismo y aprende a conocerse. La alegoría no puede enseñar al hombre a ser bueno del mismo modo que el libro de texto le enseña matemáticas. Le enseña cómo descubrirse a sí mismo, cómo hacerse de un código moral y de una norma dentro de sus capacidades y aspiraciones al proporcionarle un ejemplo incomparable de sufrimiento y sacrificio y la promesa de una esperanza. Los escritores siempre se han nutrido, y siempre se nutrirán de las alegorías de la conciencia moral, por la razón de que las alegorías son incomparables: los tres hombres de Moby Dick, que representan la trinidad de la conciencia: no saber nada, saber y no preocuparse, y saber y preocuparse. La misma trinidad está representada en Una fábula por el viejo aviador judío, que dice "Esto es terrible. Me niego a aceptarlo, aun cuando deba rechazar la vida para hacerlo"; el viejo cuartelmaestre francés, que dice: "Esto es terrible, pero podemos llorar y soportarlo"; y el mismo mensajero del batallón inglés que dice: "Esto es terrible, voy a hacer algo para remediarlo".
—¿Fueron reunidos en un solo volumen los dos temas no relacionados de Las palmeras salvajes con algún propósito simbólico? ¿Se trata, como sugieren algunos críticos, de una especie de contrapunto estético o de una simple casualidad?
—No, no. Aquello era una historia: la historia de Charlotte Rittenmeyer y Harry Wilbourne, que lo sacrificaron todo por el amor y después perdieron eso. Yo no sabía que iban a ser dos historias separadas sino después de haber empezado el libro. Cuando llegué al final de lo que ahora es la primera sección de Las palmeras salvajes, comprendí súbitamente que faltaba algo, que la historia necesitaba énfasis, algo que la levantara como el contrapunto en la música. Así que me puse a escribir El viejo hasta que Las palmeras salvajes volvió a ganar intensidad. Entonces interrumpí El viejo en lo que ahora es su primera parte y reanudé la composición de Las palmeras salvajes hasta que empezó a decaer nuevamente. Entonces volví a darle intensidad con otra parte de su antítesis, que es la historia de un hombre que conquistó su amor y pasó el resto del libro huyendo de él, hasta el grado de volver voluntariamente a la cárcel en que estaría a salvo. Son dos historias sólo por casualidad, tal vez por necesidad. La historia es la de Charlotte y Wilbourne.
—¿Qué porción de sus obras se basan en la experiencia personal?
—No sabría decirlo. Nunca he hecho la cuenta, porque la "porción" no tiene importancia. Un escritor necesita tres cosas: experiencia, observación e imaginación. Cualesquiera dos de ellas, y a veces una puede suplir la falta de las otras dos. En mi caso, una historia generalmente comienza con una sola idea, un solo recuerdo o una sola imagen mental. La composición de la historia es simplemente cuestión de trabajar hasta el momento de explicar por qué ocurrió la historia o qué otras cosas hizo ocurrir a continuación. Un escritor trata de crear personas creíbles en situaciones conmovedoras creíbles de la manera más conmovedora que pueda. Obviamente, debe utilizar, como uno de sus instrumentos, el ambiente que conoce. Yo diría que la música es el medio más fácil de expresarse, puesto que fue el primero que se produjo en la experiencia y en la historia del hombre. Pero puesto que mi talento reside en las palabras, debo tratar de expresar torpemente en palabras lo que la música pura habría expresado mejor. Es decir, que la música lo expresaría mejor y más simplemente, pero yo prefiero usar palabras, del mismo modo que prefiero leer a escuchar. Prefiero el silencio al sonido, y la imagen producida por las palabras ocurre en el silencio. Es decir, que el trueno y la música de la prosa tienen lugar en el silencio.
—Usted dijo que la experiencia, la observación y la imaginación son importantes para el escritor. ¿Incluiría usted la inspiración?
—Yo no sé nada sobre la inspiración, porque no sé lo que es eso. La he oído mencionar, pero nunca la he visto.
—Se dice que usted como escritor está obsesionado por la violencia.
—Eso es como decir que el carpintero está obsesionado con su martillo. La violencia es simplemente una de las herramientas del carpintero (sic). El escritor, al igual que el carpintero, no puede construir con una sola herramienta.
—¿Puede usted decir cómo empezó su carrera de escritor?
—Yo vivía en Nueva Orleáns, trabajando en lo que fuera necesario para ganar un poco de dinero de vez en cuando. Conocí a Sherwood Anderson. Por las tardes solíamos caminar por la ciudad y hablar con la gente. Por las noches volvíamos a reunirnos y nos tomábamos una o dos botellas mientras él hablaba y yo escuchaba. Antes del mediodía nunca lo veía. Él estaba encerrado, escribiendo. Al día siguiente volvíamos a hacer lo mismo. Yo decidí que si esa era la vida de un escritor, entonces eso era lo mío y me puse a escribir mi primer libro. En seguida descubrí que escribir era una ocupación divertida. Incluso me olvidé de que no había visto al señor Anderson durante tres semanas, hasta que él tocó a mi puerta —era la primera vez que venía a verme— y me preguntó: "¿Qué sucede? ¿Está usted enojado conmigo?". Le dije que estaba escribiendo un libro. El dijo: "Dios mío", y se fue. Cuando terminé el libro, La paga de los soldados, me encontré con la señora Anderson en la calle. Me preguntó cómo iba el libro y le dije que ya lo había terminado. Ella me dijo: "Sherwood dice que está dispuesto a hacer un trato con usted. Si usted no le pide que lea los originales. él le dirá a su editor que acepte el libro". Yo le dije "trato hecho", y así fue como me hice escritor.
—¿Qué tipo de trabajo hacía usted para ganar ese "poco dinero de vez en cuando"?
—Lo que se presentara. Yo podía hacer un poco de casi cualquier cosa: manejar lanchas, pintar casas, pilotar aviones. Nunca necesitábamos mucho dinero porque entonces la vida era barata en Nueva Orleáns, y todo lo que quería era un lugar donde dormir, un poco de comida, tabaco y whisky. Había muchas cosas que yo podía hacer durante dos o tres días a fin de ganar suficiente dinero para vivir el resto del mes. Yo soy, por temperamento, un vagabundo y un golfo. El dinero no me interesa tanto como para forzarme a trabajar para ganarlo. En mi opinión, es una vergüenza que haya tanto trabajo en el mundo. Una de las cosas más tristes es que lo único que un hombre puede hacer durante ocho horas, día tras día, es trabajar. No se puede comer ocho horas, ni beber ocho horas diarias, ni hacer el amor ocho horas... lo único que se puede hacer durante ocho horas es trabajar. Y esa es la razón de que el hombre se haga tan desdichado e infeliz a sí mismo y a todos los demás.
—Usted debe sentirse en deuda con Sherwood Anderson, pero, ¿qué juicio le merece como escritor?
—Él fue el padre de mi generación de escritores norteamericanos y de la tradición literaria norteamericana que nuestros sucesores llevarán adelante. Anderson nunca ha sido valorado como se merece. Dreiser es su hermano mayor y Mark Twain el padre de ambos.
—Y, ¿en cuanto a los escritores europeos de ese período?
—Los dos grandes hombres de mi tiempo fueron Mann y Joyce. Uno debe acercarse al Ulysses de Joyce como el bautista analfabeto al Antiguo Testamento: con fe.
—¿Lee usted a sus contemporáneos?
—No; los libros que leo son los que conocí y amé cuando era joven y a los que vuelvo como se vuelve a los viejos amigos: El Antiguo Testamento, Dickens, Conrad, Cervantes... leo el Quijote todos los años, como algunas personas leen la Biblia. Flaubert, Balzac —éste último creó un mundo propio intacto, una corriente sanguínea que fluye a lo largo de veinte libros—, Dostoyevsky, Tolstoy, Shakespeare. Leo a Melville ocasionalmente y entre los poetas a Marlowe, Campion, Jonson, Herrik, Donne, Keats y Shelley. Todavía leo a Housman. He leído estos libros tantas veces que no siempre empiezo en la primera página para seguir leyendo hasta el final. Sólo leo una escena, o algo sobre un personaje, del mismo modo que uno se encuentra con un amigo y conversa con él durante unos minutos.
—¿Y Freud?
—Todo el mundo hablaba de Freud cuando yo vivía en Nueva Orleáns, pero nunca lo he leído. Shakespeare tampoco lo leyó y dudo que Melville lo haya hecho, y estoy seguro de que Moby Dick tampoco.
—¿Lee usted novelas policíacas?
—Leo a Simenon porque me recuerda algo de Chéjov.
—¿Y sus personajes favoritos?
—Mis personajes favoritos son Sarah Gamp: una mujer cruel y despiadada, una borracha oportunista, indigna de confianza, en la mayor parte de su carácter era mala, pero cuando menos era un carácter; la señora Harris, Falstaf, el Príncipe Hall, don Quijote y Sancho, por supuesto. A lady Macbeth siempre la admiro. Y a Bottom, Ofelia y Mercucio. Este último y la señora Gamp se enfrentaron con la vida, no pidieron favores, no gimotearon. Huckleberry Finn, por supuesto, y Jim. Tom Sawyer nunca me gustó mucho: un mentecato. Ah, bueno, y me gusta Sut Logingood, de un libro escrito por George Harris en 1840 o 1850 en las montañas de Tennesse. Lovingood no se hacía ilusiones consigo mismo, hacía lo mejor que podía; en ciertas ocasiones era un cobarde y sabía que lo era y no se avergonzaba; nunca culpaba a nadie por sus desgracias y nunca maldecía a Dios por ellas.
—Y, ¿en cuanto a la función de los críticos?
—El artista no tiene tiempo para escuchar a los críticos. Los que quieren ser escritores leen las críticas, los que quieren escribir no tienen tiempo para leerlas. El crítico también está tratando de decir: "Yo pasé por aquí". La finalidad de su función no es el artista mismo. El artista está un peldaño por encima del crítico, porque el artista escribe algo que moverá al crítico. El crítico escribe algo que moverá a todo el mundo menos al artista.
—Entonces, ¿usted nunca siente la necesidad de discutir sobre su obra con alguien?
—No; estoy demasiado ocupado escribiéndola. Mi obra tiene que complacerme a mí, y si me complace entonces no tengo necesidad de hablar sobre ella. Si no me complace, hablar sobre ella no la hará mejor, puesto que lo único que podrá mejorarla será trabajar más en ella. Yo no soy un literato; sólo soy un escritor. No me da gusto hablar de los problemas del oficio.
—Los críticos sostienen que las relaciones familiares son centrales en sus novelas.
—Esa es una opinión y, como ya le dije, yo no leo a los críticos. Dudo que un hombre que está tratando de escribir sobre la gente esté más interesado en sus relaciones familiares que en la forma de sus narices, a menos que ello sea necesario para ayudar al desarrollo de la historia. Si el escritor se concentra en lo que sí necesita interesarse, que es la verdad y el corazón humano, no le quedará mucho tiempo para otras cosas, como las ideas y hechos tales como la forma de las narices o las relaciones familiares, puesto que en mi opinión las ideas y los hechos tienen muy poca relación con la verdad.
—Los críticos también sugieren que sus personajes nunca eligen conscientemente entre el bien y el mal.
—A la vida no le interesa el bien y el mal. Don Quijote elegía constantemente entre el bien y el mal, pero elegía en su estado de sueño. Estaba loco. Entraba en la realidad sólo cuando estaba tan ocupado bregando con la gente que no tenía tiempo para distinguir entre el bien y el mal. Puesto que los seres humanos sólo existen en la vida, tienen que dedicar su tiempo simplemente a estar vivos. La vida es movimiento y el movimiento tiene que ver con lo que hace moverse al hombre, que es la ambición, el poder, el placer. El tiempo que un hombre puede dedicarle a la moralidad, tiene que quitárselo forzosamente al movimiento del que él mismo es parte. Está obligado a elegir entre el bien y el mal tarde o temprano, porque la conciencia moral se lo exige a fin de que pueda vivir consigo mismo el día de mañana. Su conciencia moral es la maldición que tiene que aceptar de los dioses para obtener de éstos el derecho a soñar.
—¿Podría usted explicar mejor lo que entiende por movimiento en relación con el artista?
—La finalidad de todo artista es detener el movimiento que es la vida, por medios artificiales y mantenerlo fijo de suerte que cien años después, cuando un extraño lo contemple, vuelva a moverse en virtud de qué es la vida. Puesto que el hombre es mortal, la única inmortalidad que le es posible es dejar tras de sí algo que sea inmortal porque siempre se moverá. Esa es la manera que tiene el artista de escribir "Yo estuve aquí" en el muro de la desaparición final e irrevocable que algún día tendrá que sufrir.
—Malcom Cowley ha dicho que sus personajes tienen una conciencia de sumisión a su destino.
—Esa es su opinión. Yo diría que algunos la tienen y otros no, como los personajes de todo el mundo. Yo diría que Lena Grove en Luz de agosto se entendió bastante bien con la suya. Para ella no era realmente importante en su destino que su hombre fuera Lucas Birch o no. Su destino era tener un marido e hijos y ella lo sabía, de modo que fue y los tuvo sin pedirle ayuda a nadie. Ella era la capitana de su propia alma. Uno de los parlamentos más serenos y sensatos que yo he escuchado fue cuando ella le dijo a Byron Bunch en el instante mismo de rechazar su intento final, desesperado, desesperanzado, de violarla, "¿No te da vergüenza? ¡Podías haber despertado al niño!". No se sintió confundida, asustada ni alarmada por un solo momento. Ni siquiera sabía que no necesitaba compasión. Su último parlamento, por ejemplo: "No llevo viajando más que un mes y ya estoy en Tennesse. Vaya, vaya, cómo rueda uno". La familia Brunden, en Mientras agonizo, se las arregló bastante bien con su destino. El padre, después de perder a su esposa, necesitaba naturalmente otra, así que se la buscó. De un solo golpe no sólo reemplazó a la cocinera de la familia, sino que adquirió un fonógrafo para darles gusto a todos mientras descansaban. La hija embarazada no logró deshacerse de su problema esa vez, pero no se descorazonó. Lo intentó nuevamente, y aun cuando todos los intentos fracasaron, al fin y al cabo no fue más que otro bebé.
—¿Qué le sucedió a usted entre La paga de los soldados y Sartoris? Es decir, ¿cuál fue el motivo de que usted empezara a escribir la saga de Yoknapatawpha?
—Con La paga de los soldados descubrí que escribir era divertido. Pero más tarde descubrí que no sólo cada libro tiene que tener un designio, sino que todo el conjunto o la suma de la obra de un artista tiene que tener un designio. La paga de los soldados y Mosquitos los escribí por el gusto de escribir, porque era divertido. Comenzando con Sartoris descubrí que mi propia parcela de suelo natal era digna de que se escribiera acerca de ella y que yo nunca viviría lo suficiente para agotarla, y que mediante la sublimación de lo real en lo apócrifo yo tendría completa libertad para usar todo el talento que pudiera poseer, hasta el grado máximo. Ello abrió una mina de oro de otras personas, de suerte que creé un cosmos de mi propiedad. Puedo mover a esas personas de aquí para allá como Dios, no sólo en el espacio sino en el tiempo también. El hecho de que haya logrado mover a mis personajes en el tiempo, cuando menos según mi propia opinión, me comprueba mi propia teoría de que el tiempo es una condición fluida que no tiene existencia excepto en los avatares momentáneos de las personas individuales. No existe tal cosa como fue; sólo es. Si fue existiera, no habría pena ni aflicción. A mí me gusta pensar que el mundo que creé es una especie de piedra angular del universo; que si esa piedra angular, pequeña y todo como es, fuera retirada, el universo se vendría abajo. Mi último libro será el libro del Día del Juicio Universal, el Libro de Oro del Condado de Yoknapatawpha. Entonces quebraré el lápiz y tendré que detenerme.







jueves, febrero 12, 2009

Alejandro Hernández López: Qué bueno que no fue nada



Uno de ellos mira el rostro del otro. Es de notarse que ambos son, a pesar del uniforme, muy distintos entre sí. Uno, entabla comunicación a través de su radio receptor para situaciones de emergencia.

El otro, mira atento al instante que sus dedos se colocan en la empuñadura de la reglamentaria pistola que porta al cinto. Todo es negro, sólo amarillas son las letras del uniforme de la Policía del Estado de Veracruz.

Conforme recibe instrucciones de una voz distante y se hacen claras en su entender, ambos convierten los movimientos en arduos pasos, comienzan a trotar, aceleran y corren como alma que lleva el diablo.

Son dos elementos de la Policía del Estado de Veracruz. En su carrera zigzaguean entre la gente, pasan a un lado de los permanentes estanquillos de comida y golosinas, evaden el puesto de los matutinos periódicos para internarse de lleno al Parque “Benito Juárez”.

Ambos se dirigen por el rumbo de la Biblioteca “Carlos Fuentes”, por las escaleras que se brindan a un hermoso café y La Pinacoteca. Mirando semejante acción todos quedamos sacados de onda y nuestros pensamientos como un acto cercano a la imaginación recrudecen escenas –que consideramos- acompañarán al día siguiente la nota roja.

Ellos corren tomados de sus armas, portando su uniforme y atendiendo un llamado. En pleno zócalo de la ciudad de Xalapa, Veracruz, México, en el denso interior del Parque “Benito Juárez” ambos oficiales detienen la carrera. Y otra vez uno de ellos, entabla comunicación a través de su radio receptor para situaciones de emergencia.

En segundos abanica la mano derecha trazando en el aire una línea horizontal, mientras los ojos del otro siguen atentos el movimiento de su compañero. “Cancelado, negativo, negativo. Situación resuelta, todo a bien, todo a bien…”, Son las palabras que por la radio se sueltan al viento. Las huellas del esfuerzo son un gesto en sus rostros, “qué bueno que no fue nada”, dice uno al otro.

Después ambos caminan ya sin la mano en el reglamentario revólver, con alegría en los ojos. En el cielo las nubes están ensimismadas, sin embargo por el norte se miraban densas, para ellos ahora los objetos son más importantes y la luz de la tarde-noche cae silenciosa, por el mismo camino que corrieron regresan dejando en suspenso su actuar de policías.

Ahora –sentado en el hermoso café de las escaleras- pienso que ver el agua siempre es reconfortable. Una mujer extranjera bebiendo té me sonríe como si nos conociéramos de mucho tiempo y hubiéramos cenado juntos la noche anterior, le conté que no tenía otra cosa que hacer más allá de perder la vista hasta donde se pudiera y aunque a veces me aburro, algo hay de divertido: me parece que aquí la gente de verdad cree que el mundo es como sus ojos lo ven.

Apunto en mi libreta: mirar para adentro no es una costumbre usual en este país. Sólo sabemos ver al exterior. No podría decir con exactitud cuánto tiempo transcurrió. El reloj, para mi, se había esfumado.

Pago el café, el asiento y el lugar. Me abro paso entre los fieles cruzando un laberinto de espejos donde lo habitual y lo artificial se mezclan sabiamente, tanto para irritarnos como para deleitarnos. Y digo, hay cosas que se hacen sin hacerse.

Alejandro Hernández López
barrenador@yahoo.com
7 de febrero 2009