Encuentra a tus autores aquí

martes, septiembre 11, 2012


 
ARENAS DEL TIEMPO: Poesía de María Luz Olivares
Ivonne Moreno Uscanga
 
 Arenas del tiempo… Arenas del tiempo… libro, desde su título sugerente. Es difícil no pensar en el color de la arena cuando nos referimos a él: Arenas del tiempo. De repente, tras tenerlo entre mis manos,  a mi mente viene el desierto de Sahara y su color amarillo oro, inigualable y para subrayarlo como soporte, el tiempo,  espejismo crucial en la vida del hombre o debiéramos decir del poeta…ese ser en espera de milagros…. como bien lo señala Jaime Velázquez en el exordio del libro de María Luz Olivares “…todos podemos ser poetas, por medio  de un acto de fe,  pues colgamos un ex voto al santo de nuestra devoción, pues ahí esta el deseo, el anhelo, pilar de una poesía…”

Como los versos contenidos en el libro en cuestión:
Impasibles
Y anhelantes esperan
Las ideas hoy secas
Y marchitas
Como arena del desierto
Que añorara el perfume
Suave que emana
De las ausentes montañas
 Y entonces comienza la travesía, la nueva travesía de una mujer insistente en envolvernos entre versos para mostrarse…para redimirse, pero al unísono cuestionarse el porqué de esto….el porqué de aquello:
¿Acaso has olvidado
El aroma de las flores
Y no disfrutas la brisa
Que emana del mar?

  En Arenas del tiempo, nos  preguntarnos ¿y la poesía? Tiene mencionados alcances,  hayrelación  con la duda y la fe….desde luego, si hablamos de esperanza, de taumaturgia , allí hay poesía…
La poesía es creación (poeyessis) y  develación de  misterios según, la pera del olmo, Octavio Paz y de nuestra cuenta agregaríamos: la poesía es también bifurcación  de  senderos,  y los hay anímicos y también estéticos, ontológicos ,  metafísicos,  pues de ellos está constituido   el corazón, según la metáfora de Shakesperare…ser o no ser… la existencia bien vale actos poéticos o tal vez actos de fe…
 En tal entorno, María Luz se abraza de sus pasiones y deseos inconclusos
Soy amante de la noche
La siento, la acaricio
A través de los cristales
En un éxtasis de estrellas
Y sus dudas:
Algún día
El niño vivirá tranquilo
El joven, el anciano
Y todos los hombres
De todos los credos, vivirán como hermanos
Tomando como estandarte el trabajo de los versos…María Luz dibuja en  un reloj de arena su sed de fe, de la creer en la alteridad,   en el amor, en sí misma,  ellos son el equivalente a la tarea de escribir, todos los días como un pliego petitorio a la vida: cúmpleme mis sueños.

Tal vez por ello, en el nacimiento de cada libro de poesía, todos vamos a pedir, con cilicio gráfico, la realización de  lo deseado.
María Luz Olivares discurre en Las Arenas del Tiempo, lo ya previamente descrito en su primera colección de versos, su silencio estridente ante el pasar de los días:
Y es que el tiempo
Sin más tiempo
Me deja flotando arrastrando, gimiendo. 
 

 A guisa de voyeristas, seguimos el  decurso y los deslices de tu pluma, saboreamos tus anécdotas en una vida dedicada a la salud y el bienestar de los demás, y manipulamos las manecillas de reloj o sacamos la arena del instrumento romano, para seguir persiguiendo el abecedario de tus recuerdos.

1 comentario:

RJHO63 dijo...

gracias por dedicarle un espacio a mi madre..

Ramón de J. Hdez Olivares