Encuentra a tus autores aquí

lunes, junio 07, 2010

Óscar Viveros-Cancino: Isla Verde



ISLA VERDE
Óscar Viveros-Cancino

El mes de mayo se fue, quedan registradas un gran número de salidas que el calor tan fuerte no impidió realizar. El domingo 30 de mayo del 2010, por ejemplo, nos dimos cita a las 9 de la mañana en la entrada de Plaza Acuario, 13 personas con el objetivo de visitar la zona de arrecifes, previamente se había tomado contacto con quien nos llevaría a esa aventura.
A pesar de lo brumoso del día, nuestro ánimo estaba en lo más alto, y no era para menos, a las 9 horas con 30 minutos iniciamos nuestro camino a la zona de embarcadero comandados por el guía Paco Aguilar, él llevaba a sus dos hijos, igualmente Serafín, se hacia acompañar de sus dos hijos, de la misma manera Agustín Camarillo acompañado de su hija, no podía faltar Otavio Josne Occhetto con su hija Mariana, además Liz Soto, Lalo López Upton y el que esto escribe, Oscar Viveros. Como se podràn imaginar el ambiente era festivo, los niños nos enseñan lo que significa la capacidad de asombro.
En el embarcadero, recibimos una explicación por parte del encargado del Parque Nacional del Sistema de Arrecifes Veracruzano (
PNSAV), haciendo énfasis en recomendarnos el cuidado del medio ambiente evitando alterar la zona que visitaríamos.
Para visitar el PNSAV se requiere un permiso que se comprueba con un brazalete, los residentes jarochos no están obligados a portar dicho brazalete, por esta razón, tuvimos que comprobar nuestra residencia, Octavio amablemente le platicó al encargado nuestra pertenencia al Cemac Veracruz indicándole que eso era una garantía de residencia.
Una vez salvado ese trámite, surgió otro, ya que para visitar La Blanquilla, era necesario un permiso especial de visita, al no haber tiempo para tramitarlo, se decidió cambiar el objetivo a los alrededores de la Isla Verde, cuyos arrecifes no son menos bellos. Por fin pasadas las 10 de la mañana, se encendió el motor de la lancha anunciando que se iniciaba el trayecto que nos llevaría a apreciar las maravillas submarinas, lejos de la zona de playas. Hay que recordar que La Isla Verde al igual que La Isla de Sacrificios, requieren de permiso especial para la visita.
El trayecto se desarrolló junto con las explicaciones del guía, despejando dudas sobre el recorrido que llevaríamos a cabo, una vez ubicado el lugar, la lancha se detuvo, se ancló a una distancia razonable de la Isla Verde en una zona baja, ahí entramos al agua, el chapuzón nos refrescó del bochorno que se sentía ese día. Al empezar a explorar el arrecife, Lalo llamó nuestra atención pues había visto una morena, creyendo que habían sido alucinaciones, nos acercamos para descubrir que en realidad se trataba de una anguila. Preferimos no molestarla y nos alejamos sin ponerle mayor atención. Había mucho que explorar todavía.
En caravana, nos alejamos hacia una parte más profunda para poder observar mejor la vida que se encuentra en los arrecifes, los niños se veían felices chapoteando y sumergiéndose, los papás alertas en todo momento siguiendo las indicaciones ya platicadas.
Apreciamos el acuario natural que tenemos frente a la ciudad de Veracruz aunque la visibilidad no fue la mejor ese día, ya que el Sol sólo nos regalo unos minutos de iluminación. Sin embargo, para aquellos que podían hacer práctica de apnea el premio era un acercamiento frío pero mucho más claro al palpitante ambiente bajo la superficie revoloteada del mar.
Pude observar una gran variedad de peces, desafortunadamente desconozco los nombres que corresponden a los peces amarillos con rayas negras que en multitud se escondían en los corales al mismo tiempo que aquellos negros con puntos azules y cola amarilla, peces muy pequeños que rondaban las piedras que formaban el arrecife, las agua-malas que son medusas casi imperceptibles. Un pez muy largo, como de un metro, plateado que me estuvo rondando, fui yo quien se alejó. Cientos de erizos de todos tamaños.
Algo que me llamó la atención fue ver que algunos corales, efectivamente solo tienen recubierta la mitad de su superficie con el material rugoso y ondulado característico, no se si fue mi imaginación o se trata del blanqueamiento que está sufriendo la zona de arrecifes. Lo cierto es que hay una gran cantidad de algas y quizá no es el mejor indicador de la buena salud del parque. Me fue imposible recuperar dos latas que se encontraban en el fondo del mar e imposible de localizarlas al moverme del lugar.
A la señal de la tripulación de la lancha, emprendimos el regreso feliz después de haber experimentado el contacto con el mundo submarino y haciendo planes para repetirlo.

Saludos submarinos


Para mayores informes entra a CEMAC

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Oscar.

Conociendo tu enamoramiento por el mar y sus aguas (llámese ríos, canales, cenotes, etc.), me extraña que tu relato solo menciones que fuiste a turistear, siendo que según en tus platicas con un servidor, comentas que todos y cada uno de esos viajes que realizas con tus compañeros del CEMAC son con tintes científicos.

En este articulo, no pude observar ninguna cosa que me comunicara con la ciencia.

Saludos

Arturo

Oscar dijo...

Arturo,

Gracias por leer lo escrito. Tus comentarios son siempre bienvenidos.

No se en que momento te confundiste con mis intenciones respecto a las salidas con el grupo CEMAC, en mi caso es principalmente lúdica la intención, aprendo y mucho, hago ejercicio y me gusta, pero no he tenido aún la intención de realizar trabajo científico con ello.

Hay algunos organismos que se apoyan en gente del grupo CEMAC (Club de Exploraciones de México A.C. sección Veracruz) para realizar labores de exploración necesarias para estudios científicos. El grupo participa en proyectos principalmente en la Coordinación de Espeleología (deporte-ciencia le dicen). Actividad que yo no practico por cierto, debido en gran parte al entrenamiento-capacitación que se requiere. ¿Si me gustaría participar? Por supuesto, habrá que desarrollar ciertas habilidades.

Ahora, la ciencia puede ayudar en mucho a este tipo de recorridos, en este caso por ejemplo, escribí una frase donde digo que observé algas que no son indicador de buena salud, era una creencia mía, me han corregido ya, los bancos de algas que se encuentran en los alrededores de la Isla Verde, son indicador de buena salud, esto basado seguramente en estudios serios, información que se puede ampliar.

Como puedes notar, mucho depende de la lectura del reporte que únicamente intenta ser una imagen o serie de imágenes del recorrido realizado.

Una cuestión interesante más allá del escrito es que aclares la relación turismo y ciencia, ¿Es posible? ¿Se contraponen y porqué? Será interesante que ahondes tu definición en ese punto.

Saludos cordiales de Oscar Viveros.