Encuentra a tus autores aquí

viernes, marzo 09, 2007

Ursula Lanz: Diez razones a favor del feminismo


Diez Razones por las que vale la pena el feminismo
Ursula Lanz


Un correo electrónico tempranero de Carolina Cruz, con un sólo renglón: “dime 10 razones por las que el feminismo vale la pena”. A estas alturas de mi vida en una libreta registro todas las anécdotas cotidianas —denominada epílogos de la deserción— relacionadas con mi visión feminista, en ella se constatan desde los momentos de sumo placer de remembranzas y coincidencias, hasta las manzanitas agrias —discriminación, descalificación en razón de género-sexo-posición jerárquica y/o postura feminista, derivada de la construcción sociocultural misógina que permea a la sociedad y se retoma en la vida diaria de hombres y mujeres. Claro la solicitud la emitía C.C. con quien me une una afectuosa relación que resiste el paso de los años, por lo que, luego de de varias reflexiones y más de tres consultas a documentos, el decálogo solicitado quedó así:

Diez razones por las que el feminismo vale la pena


1.- Porque hace visible las desventajas sociales, culturales, políticas y económicas en las que está inmerso el desarrollo humano de las mujeres.
2.- Logra colocar en las plataformas públicas y políticas, temas como la violencia hacia las mujeres, la falta de acceso y oportunidades al sector laboral y profesional e insertar la equidad de género como un valor político imprescindible en la transformación de la sociedad.
3.-El feminismo promueve, fomenta provoca la incursión de las mujeres en el espacio público en un principio en el activismo manifestando su irritación, desconcierto y rechazo a las injusticias que padecen las mujeres.
4.- Impulsa la participación de las mujeres en la esfera política en acciones fundamentales, como iniciativas de leyes y la búsqueda del avance social con mayor equidad.
5.- El feminismo promueve y fomenta el estudio, protección, promoción y
divulgación de los derechos humanos, civiles, políticos y sociales de las mujeres.
6.- El feminismo sustenta el ejercicio a los derechos como ciudadanas el acceso a la salud integral y sexual, maternidad voluntaria y libre, al trabajo fuera del hogar y remunerado — aún no en las mejores condiciones salariales y en puestos de toma de decisión— .
7.- La teoría feminista logra desarrollar la dimensión de género como un enfoque de estudio que permite el análisis y la reflexión de la construcción sociocultural del ser mujeres y hombres y propone alternativas de solución para transformar las relaciones sociales y culturales.
8.- El feminismo vale la pena porque se origina de un rompimiento con las creencias fundamentales, por que suma a mujeres a un movimiento mundial desde diversos puntos geográficos con demandas similares.
9.- Porque sustenta un redescubrimiento del ser hombre conjugado en la reflexión del ser masculino y alejarse de los roles convencionales machistas.
10. - El feminismo, las feministas, es un movimiento, una corriente, una opción de vida, de transformar y encontrar otro modo de ser humana. El retraso del 50 por ciento de la población mundial equivale a perder aportaciones fundamentales para el desarrollo de la sociedad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En conclusión, el fenimismo es egoísta, puesto a que solo se preocupa de si mismo...
Yo creo que no debería haber feminismo, y obviamente, tampoco el machismo...
Nada mas que decir, ...

Anónimo dijo...

Tu comentario se debe a cierta ignorancia. Si conoces el concepto de feminismo y sus ideales, te darás cuenta de que no es nada parecido al machismo, no buscan ser superiores, sino ser tratadas por igual. No hay nada de egoísmo dentro de este movimiento.

Anónimo dijo...

Hay mucho interes politico por lo que veo...en los primeros puntos el feminismo como el machismo no sirven para nada

Anónimo dijo...

.

anonimus _de dijo...

el feminismo es bueno y malo dependiendo de como este se lleve, no creo que sea un movimiento egoista, pero muchas de las mujeres caen en la cegera de no ver otro punto de vista y hace que caigan en el insulto del que le contradija sea mujer o hombre.