Encuentra a tus autores aquí

viernes, noviembre 09, 2007

Ignacio García: DILE AL CANTANTE



DILE AL CANTANTE

Si alguna vez escuchas al cantante
O si por casualidad lo encuentras a tu paso
díle, por favor, que me he dado por vencido
que me venció el Absurdo
y quebró mis fuerzas lo Imposible

Fue más grande tu amor que mi aliento
Más delicados tus labios que mis palabras
Más tierno tu miedo que una sílaba suave
Mucho más fuerte tu lejanía
que la letra con la que traté de acercarme

Dile que Te llevaré ha quedado suspendido
de una rudo cable de luz bien tenso
y que en vez de tres cosas,
regreso sólo risa y llanto
y me quedo con tu enojo

Si por azares del destino oyes cantar al cantante
O lo hallas en tu andar en el camino
dile que procuraré olvidarte
Ya no como un mal pájaro herido,
sino con el peso que causa
el haberse lastimado a sí mismo ...
Ya no siguiendo ruta ninguna
sino yendo por el único camino
cuyo dolor
es el que dibujan los parias cuando sueñan

Dile que al ver mi cuarto tan triste y vacío
lo voy a llenar con 76 cuadernos viejos,
además del recuerdo inolvidable tuyo:
pues, por si no lo sabes, es tu recuerdo
el único cuaderno que guardo con orgullo

Dile que sí, me venció tu hermosura enorme
y la falta de tacto para meter esa flor en mi bolsillo
Me derrotó tu inteligencia y esa tolerancia excesiva
que habré de amar hasta el último de mis días

Pero dile también que si claudico, es porque creo
que hay más dignidad en la derrota
que en la victoria:
Caí con la frente en alto,
caí sin pedir absolutamente nada
a pesar de mariposas de plata
que animaron mis entrañas
hasta el último de mis suspiros

Si llegas a verlo o escuchas, dile al cantante
que podemos armar un poema
sobre la barra de una cantina:
él que rasgue su lira y componga
en tanto yo le hago el honor a una Estrella

Dile que si ya no lo escucho
no es por falta de tiempo o ánimo
o por algún ruido extraño en su Creciendo,
menos aún porque ya puso en hastío
lo más noble de mi tímpano

Dile que si no lo oigo
es por razones mucho más sencillas,
de esas que los niños entienden
cuando aprenden el abecedario:
porque llegué a hacer de mi corazón tu imagen
y ya no hace falta recordarte tan a diario

Dile que no pregunte porqué ya no escribo
Dile que vacié mi pluma en 21 Razones
y que la tinta que me hace falta
la suplo con el reguero de pólvora
que hoy explota por todo mi cuerpo y alma
y me sirve para finalmente decirte:

En mis caídas no existe el fastidio
Existes tú
Única derrota por la que en cualquier instante
regresaría para caer de nuevo:
con risas, con llanto
.........................con enojo...

con esa misma fe que inspira al cantante

3 comentarios:

Luz del Alba Velasco dijo...

Con Montblanc o sin ella, con Sísifo o sin tinta, con Camus o sin razones con versos o sin canciones,siempre habrá algo maravilloso que suspende tu poesía: Llegar con ella... a la cima del monte.

Anónimo dijo...

A mi gran poeta:

Puede ser que la vida me vuelva a sonreir dándome la oportunidad de presenciar un concierto de tan aclamado cantante. Podré decirle que no existe derrota digna ni victoria, simplemente le diré lo que quiero que sepa usted:

"Aquí va mi mano amiga. Es el único poema que te doy".

No he sido tolerante. Al contrario, me apasiona leer todos sus poemas.

Ana Laura.

Floris dijo...

non capisco la lingua