Encuentra a tus autores aquí

jueves, marzo 13, 2008

Alicia Dorantes: In Memoriam


Hemos de saber que hace muchos siglos las civilizaciones no se producen, viven y mueren en aislamiento, sino que pasean por la tierra, buscando el lugar más propicio, y se van enriqueciendo y transformando al paso con los nuevos alimentos que absorben a lo largo de su decurso.
Tomado del “Discurso por Virgilio
Dr. Alfonso Reyes.

Años atrás visitamos la fronteriza ciudad de Tijuana. Me impactaron de ella muchas cosas que por el momento no vienen al caso. Quiero comentar sólo una: la barda que marca la división entre dos países: México y USA, línea que surgió y se mantiene en un terreno ayer nuestro, actualmente ajeno. En realidad es una barda común y corriente, realizada con lámina acanalada –obviamente gruesa y resistente-, pintada de blanco. Esas características las puede tener cualquier barda, de cualquier parte del planeta. Lo que impacta son las cruces que la tapizan y cubren. Que la visten. Cada cruz tiene entre la pintura que la cubre y la madera barata que forma su cuerpo, una historia. Sí. Una historia de vida… una historia de muerte.


Recientemente se construyó un monumento: In memorian. Se hizo como un póstumo homenaje a las personas que han muerto en el intento de ir en pos del “sueño americano”. El escultor, el artista Roberto Rosique, habla de él: “Los tres elementos que componen la escultura: el obelisco, las cruces y el color rojo, poseen una estrecha relación simbólica con los acontecimientos que a diario suceden en esta zona fronteriza, sitio controversial, testigo de sucesos infames que han culminado en cientos de ocasiones con la muerte de nuestros compatriotas. Aquellos que castigados por la pobreza sólo buscaron otras opciones para mejorar sus vidas y esperanzados, creyeron encontrarla en el país vecino. El obelisco representa ese ignominioso muro divisorio. Las cruces dispuestas en forma aleatoria que penetran el obelisco, simbolizan el calvario que sufre todo aquel indocumentado que se aventura en esta triste odisea. El color rojo, sinónimo de violencia, dolor e injusticia y denuncia, representa junto con las cruces, la pérdida lamentable de sus vidas. Es el deseo de todo hombre de bien que esta escultura sea un recordatorio permanente a la memoria de aquellos que sufrieron y perdieron la vida en esta lastimosa aventura, cuyo único pecado fue el anhelo por llegar a ser mejores individuos”.


Esa barda, esas cruces, ese monumento, están en la frontera norte de nuestro país. En la frontera sur, no hay muro, no hay cruces, ni obelisco... sólo el río Usumacinta limita nuestro territorio. Sólo el río detiene a los que, como nuestros compatriotas, viajan en pos de un sueño, de una oportunidad de trabajar, de un mejor nivel de vida. Alguien dijo: “No hagas a otro, lo que no quieras para ti” y agregó: “Con la vara que midas, serás medido”.



Alicia Dorantes
adorantesc@hotmail.com

2 comentarios:

Servidores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

historiadelartecuatro dijo...

Hola Alicia, soy Roberto Rosique encontré este comentario sobre una pieza que hice para Tijuana, el cual agradezco, no obstante tenemos además de estas preocupaciones, otras, hondas también y quisiera compartirlas con tu espacio. Así que te las anexaré en la dirección que indicas y espero verla publicada en tu blog. La solidaridad es una herramienta que permite poner las cosas en su lugar. Gracias.
http://robertorosique.blogspot.com