Encuentra a tus autores aquí

miércoles, marzo 19, 2008

Philip Yancey: Jesús y su mensaje radical



“Jesús vino con un mensaje mucho más radical que el de los judíos de su tiempo, y el mensaje no era que Dios ama a las buenas personas sino a las malas

“Si crees que el mundo surgió simplemente por azar y que no hay Dios, entonces, ¿por qué preguntarnos por el sufrimiento?”

“Es importante dudar de tus dudas de la misma manera en que dudas de tu fe


(Philip Yancey)

Philip Yancey es periodista y autor superventas de una veintena de libros que han sido traducidos a 35 idiomas con más de 13 millones de copias vendidas en todo el mundo. Reside en Chicago (EEUU) y ha escrito para diferentes revistas, entre ellas Reader' s Digest, Saturday Evening Post, Nacional Wildlife o Cristianity Today. Sus escritos abordan cuestiones profundas acerca del dolor, los errores de la iglesia, el perdón, la fe cristiana y el descreimiento. Asuntos que son abordados con una especial sensibilidad a la vez que con rigor. Como él mismo dice, algunos de sus libros más conocidos se nutren de sus propios conflictos espirituales: “Yo escribo para mí mismo, por lo tanto, mis libros son muy personales. Los escribo para resolver cosas que me molestan, cosas para las que no tengo respuestas. Mis libros son exploraciones e investigaciones que abordan diferentes desafíos relacionados con la fe, asuntos sobre las que me hago preguntas y que me preocupan”. Algunos de sus títulos más conocidos son: Desilusionado con Dios (1988); El Jesús que nunca conocí (1995), Superviviente: cómo mi fe sobrevivió a La iglesia (2003) o Rumores de otro mundo (2003). Sobre él, Billy Graham comentó: “No hay escritor, dentro del entorno protestante que yo admire y aprecie más”. Con una actitud muy cercana y jovial, Yancey charló para Delirante.org desde la habitación del hotel barcelonés que le hospedaba durante su visita a Cataluña allá por enero de 2007.


CONVERSAMOS CON YANCEY, SUPERVIVIENTE DE LA FE



DELIRANTE: Castigo, temor, juicio, intolerancia, falta de libertad... Usted creció en una iglesia que en algunos de estos aspectos recuerdan al duro catolicismo oficial de la dictadura de Franco en España. Este hecho ha contribuido a que nuestro país sea uno de los lugares del mundo donde hoy menos conversiones al cristianismo se producen y donde mucha gente dice: “creo en Dios pero no en las iglesias”. ¿Qué puede decir a quienes ven en las iglesias a un Dios lejano que coarta libertades?




PHILIP YANCEY: Bueno, he aprendido que la iglesia puede alejar a alguien de Dios del mismo modo como puede acercarle a él, y yo mismo crecí en una iglesia muy del estilo a las que alejan. En mi caso no fue en la dictadura de Franco sino en el sur de Estados Unidos, bajo el racismo, en una iglesia fundamentalista muy cerrada y llena de juicio, llena de aquellas palabras que acabas de mencionar, por lo que entiendo perfectamente eso que comentas.
Sin embargo tuve un amigo que se educó en un colegio católico ¡de aquellos con la típica monja caricaturesca que te atiza con la regla en las manos cuando metes la pata! Este amigo se alejó de todo lo que tuviese que ver con la religión aunque un día decidió regresar tras preguntarse: “¿Debo aceptar que una señora bajita, mayor y vestida de blanco y negro me aleje de Dios?”. Esto es lo que he aprendido, que somos nosotros quienes tenemos las de perder si dejamos que la iglesia nos aleje de Dios. De hecho, el propio Jesús fue arrestado por la institución religiosa de su época, siendo juzgado y hallado culpable. Y fue él quien dijo que la verdad nos hace libres. Y si eso es verdad, debemos entender que si el mensaje que recibimos de la iglesia no nos libera es que entonces no es el evangelio de Jesús. Por tanto, mi consejo a alguien que piensa así es que no tire el agua sucia de la bañera con el bebé dentro [Yancey usa este dicho anglosajón que alude a la necesidad de separar la manipulación del objeto manipulado] porque si miras atrás y ves a las personas con las que trató Jesús observas que éstos siempre eran las más mediocres, anti-héroes a los que Jesús convierte en héroes. Esto se ve incluso en las historias que cuenta, como la que habla acerca de dos hermanos, de uno que es muy obediente y otro que es un rebelde. Y es el rebelde, el hijo pródigo, quien se presenta como el héroe. Cuenta historias sobre ovejas, cien ovejas de las que noventa y nueve hacen lo correcto, entrando al redil por la noche como buenas ovejas. Pero una de ellas se ha perdido y Dios sale en su búsqueda.
Francamente, me llevó unos 25 años de cristiano darme cuenta de que el evangelio son realmente buenas noticias. Jesús no vino para darnos una moral más estricta. Los judíos entre los cuales él vivía eran las personas moralmente más rigurosas de todo el Imperio romano. Pero Jesús vino con un mensaje mucho más radical, con un mensaje que no consistía en que Dios ama a las buenas personas sino a las malas, que Dios desea que su familia vuelva con él, que regresemos. Y es para nuestro bien por lo que nos fue dado el evangelio. No es algo que nos aleja del bienestar, es realmente el camino que da sentido a la vida. Jesús dijo: “He venido a daros vida en abundancia”, y la iglesia necesita enfatizar este mensaje. Y si la iglesia no lo está haciendo, por favor, no descalifiques el mensaje sólo porque la iglesia se haya interpuesto en el camino. Encuentra a Dios, encuentra el mensaje de Jesús para tu vida.




DELIRANTE: La enfermedad, el dolor y todo el sufrimiento que existe en el mundo es quizás el mayor de los obstáculos para que muchos crean en un Dios personal. En sus libros se comprueba que usted no es ajeno a este asunto y aborda con franqueza estas grandes preguntas, pero... ¿Cuáles son las grandes respuestas al problema del sufrimiento humano?YANCEY: Chico, esa es la pregunta que nos ha asediado durante siglos ¿verdad? Curiosamente, es una pregunta que se hacen sobre todo aquellas personas que creen que Dios debe ser un Dios de amor. Si crees que el mundo surgió simplemente por azar y que no hay Dios, entonces, ¿por qué preguntarnos por el sufrimiento? Simplemente es como es. No hay nada que podamos hacer al respecto.
Sin embargo, lo cristianos creemos que en el centro del universo hay un Dios que nos ama. Y si tienes un hijo, un crío de tres años que padece leucemia, o si te enfrentas a la situación de un padre que sufre Alzheimer que está perdiendo el juicio, entonces te preguntas cómo en esta situación puede encajar la idea de un Dios de amor que se supone que está en control de todo sufrimiento. He aprendido que cuando me enfrento a una pregunta de este tipo, lo primero que debo hacer es mirar a Jesús y ver cómo habría respondido Él a una cuestión de este tipo, pues creo que Jesús vino para enseñarnos como es Dios. Jesús, de hecho, le puso cara a Dios. Por tanto, si queremos saber como vive Dios estas situaciones simplemente debemos observar los pasos de Jesús. Cuando haces esto, rápidamente te das cuenta de que muchas de las impresiones que tiene la gente [del Dios de los evangelios] no se ajustan con la realidad. Cuando se padece una enfermedad o nos enfrentamos al sufrimiento dentro de la familia, son muchos quienes de inmediato piensan en que “debo de haber hecho algo malo que ofendió a Dios y por eso estoy siendo castigado”. Bueno, la verdad es que nunca escuchamos un mensaje así de labios de Jesús. Sí vemos cómo él acompañaba a una viuda que acababa de perder a su único hijo, o junto a un leproso, un marginado social de su época, o junto a un paralítico.
Jesucristo nunca les leía la cartilla, nunca les dijo que estaban siendo castigados por Dios. De hecho, contradijo a sus propios discípulos y a otros más cuando éstos llegaban a esa conclusión. Él iba y decía: “Dios no quiere que estés enfermo, él desea que estés bien”, y allá por donde fuera, con todos los que se encontraba y se lo pedían, respondía sanándoles, con amor, con consuelo. Este es el mensaje principal que obtengo acerca de la cuestión del dolor. Es fácil para muchos pensar que Dios está causando ese dolor, pero no observo eso en la vida de Jesús. Jesús nunca fue con esa historia a nadie. Ahora bien, hay cosas que suceden en este mundo que obviamente desagradan a Dios. De hecho, Jesús nos enseñó orar para que la voluntad del Padre se hiciese tanto en la tierra como en el cielo. Y lo cierto es que su voluntad no se está estableciendo en la tierra como en el cielo. Hay muchas cosas que nos son realmente espantosas, muchas situaciones en este mundo que a Dios le son realmente repudiables. Pero es muy importante para la persona que sufre el recordar que Dios está de su lado, que Dios no es el enemigo causante del dolor, sino que él es partidario de que esté bien y que si eso no sucede, Dios espera que saquemos algo bueno de ese sufrimiento por el que se está atravesando.DELIRANTE: En su libro Desilusionado con Dios (Disappointment with God), usted aborda con sinceridad el sentimiento de decepción con Dios que yace en muchas personas, incluidos cristianos. ¿Qué es lo más importante que le diría a alguien que –quizás tras vivir una gran desgracia personal- comienza a perder la fe en Dios?




YANCEY: Creo que le diría que es importante dudar de tus dudas de la misma manera en que dudas de tu fe (risas). Sí, analiza las alternativas. Me encanta una frase utilizada en el Nuevo Testamento, en la primera carta a los corintios, en la que Pablo habla del Dios de todo consuelo. Una persona que está pasando por momentos difíciles necesita esa palabra, una palabra de aliento. A veces esto viene desde la iglesia y a veces no. Pero la descripción que Pablo dio a las personas que estaban pasando por tiempos difíciles fue la de un Dios que consuela. Y esa sería mi oración para alguien que atraviesa por circunstancias especialmente difíciles. En los momentos en los que vivo más intensamente el dolor me gusta pensar en esto. Mi tendencia natural es la de señalar al pasado intentando averiguar por qué está sucediendo esto, ¿qué lo ha causado?, ¿qué papel juega Dios en esta situación? Siempre quiero mirar atrás e intentar encontrar las causas y las consecuencias. Pero cuando leo el Nuevo Testamento, cuando observo la respuesta de Jesús para alguien que está en dolor, él no pierde el tiempo mirando atrás.Jesús no responde a los porqués, de la misma forma en que Dios no lo hizo con Job. En lugar de esto, afirma que ahora que esto ya ha sucedido, ¿cuál es el lado positivo que podemos sacar? Pablo y Pedro, cuando escriben a personas que están pasando por tiempos difíciles, perseguidos por causa de su fe, afirman: “en todo lo bueno continuar: Esperanza, perseverancia, fe, paciencia y compasión por otros”. Ese sería mi consejo para alguien que estuviera pasando por momentos difíciles. No hemos recibido ninguna promesa de que tendremos todo lo que deseamos en esta vida. No se nos ha prometido que dispondremos de una vida sin penurias. Aunque sí que se nos ha prometido que, a pesar de todo, Dios puede usar las circunstancias para nuestro bien.




DELIRANTE: Su libro El Jesús que nunca conocí (The Jesus I never know) muestra como incluso en países de trasfondo cristiano existe un desconocimiento general del auténtico Jesús de los evangelios. ¿Cuáles cree que son los conceptos erróneos más frecuentes que los no cristianos tienen acerca de Jesucristo?




YANCEY: Un planteamiento erróneo muy extendido es el que presenta a Jesús era un buen maestro, como Buda o Mahoma, pero nada más, catalogado simplemente como una de las grandes figuras religiosas. Pero si leemos lo que dijo Jesús, eso haría que te rascases la cabeza (risas) porque un buen maestro no va por ahí haciendo afirmaciones extravagantes como que él es el único Hijo de Dios. Por eso estamos ante un concepto equivocado, pues si examinas la vida de Jesús y lo que él decía acerca de sí mismo tienes que cuestionártelo. Jesús se presentó como único Hijo de Dios y el camino a Dios, y esta es una piedra de tropiezo para muchas personas que tienen esta idea errada sobre su persona.
Mi error de planteamiento no era muy diferente, pues muchos de nosotros que hemos sido educados en la iglesia o en una cultura de trasfondo cristiano tenemos esta concepción errónea. Ahora me encuentro aquí, en el centro de Barcelona, tras haber visitado catedrales y contemplado mucho arte religioso. Y si observas este arte, gran parte esta realizado en dos dimensiones, al igual que los iconos de oriente. Son figuras inexpresivas, entes sagrados con sus aureolas doradas, con haces de luces que emanan de sus caras y cosas similares. Y visto así, se hace difícil el pensar en Jesús como ser humano, como una de las personas que caminaban a mi alrededor en la catedral. Sin embargo, cuando lees los evangelios te encuentras con una persona muy apasionada que en ocasiones se emociona hasta llorar o que en otros momentos se enfada. Es el compendio de estas dos circunstancias: los cristianos creemos que Jesús era Dios, el Hijo de Dios, y que también era humano, plenamente Dios y plenamente humano. Y si puedes mantener estas dos realidades unidas comienzas a comprender quien fue Jesús, pero observo que las personas tienden a desviarse a un aspecto u otro. Muchos tienden a pensar en él como solamente humano, lo cual plantea ciertos problemas cuando lees lo que Él dijo acerca de sí mismo. Otros piensan en él como alguien que no era realmente humano, lo cual también provoca algunos problemas, pues entonces no pensaríamos en Jesús como alguien que puede relacionarse con nosotros y que entiende lo que estamos pasando. Pero los cristianos creemos que él era ambos, plenamente humano y plenamente Dios.

DELIRANTE: Señor Yancey, muchas gracias, que Dios le bendiga y le inspire a nuevas dimensiones de su labor y su vida.YANCEY: Bueno, gracias Joel ¡Y borra de la entrevista cualquier error o las palabras mal usadas! (risas)




DELIRANTE: Así lo haremos. Disfrute de su tiempo en Barcelona y esperamos la próxima vez poder entrevistarle personalmente en Madrid.YANCEY: Estaría muy bien, hemos estado una vez allí y es una ciudad maravillosa. Fue estupendo.


© Entrevista realizada y traducida por delirante.org

1 comentario:

Anyul Rivas dijo...

puedes econtrar un Blog de Philip Yancey en Español en http://yanceyespanol.blogspot.com
Saludos