Encuentra a tus autores aquí

viernes, marzo 21, 2008

Ignacio García: EN EL VACÍO TE AGUARDO

video


Este vídeo de Gary Allan titulado Best I ever had, nada tiene que ver con los poemas adjuntos. Es sólo que al verlo me pareció una hermosa metáfora del poeta que grita sus versos y todo lo que recibe es la ausencia absoluta de eso que ansía. Goce, pues, el lector.

Ni decir a quien dedico este par de poemas

POEMA I

Vas al mar a escuchar sin escucharme,
a estrellar palabras más que espuma sobre roca
Te hablo y quedas inmóvil, oyendo que te llamo
Escribo y evades, saltas, ignoras: apenas imaginas si escribo
Y este minero, poeta que canta y zurce letras
se siente a la deriva, con su pluma en la mano
y este viejo cuaderno (bandera de mil batallas)
llamándote de lejos

¿Para qué sublimarte, adorar, escribir o sentirse inútil?
Adelante:
Hoy he venido a apartarte lugar a esta banca
No importa que hayan pasado tantas estrellas
por el cielo de estos meses
y ninguna de ellas sea la luz que yo esperaba

Para eso, he enterrado mi amor en un día de marzo
Un amor que, sin embargo, vivirá para amarte siempre
No importa si no me oyes, si ya no recibes mis letras
pues entre mi amor y tu ausencia
ese amor por ti, se ha multiplicado
No importa si escribí al aire o la noche sin estrellas
O por igual a ambos

Pasa, no estés ahí
mirándome sin verme debajo de la lluvia
No tengas más miedo

Hoy he abierto mi cuaderno

Quiero tatuarte en él, para siempre…



POEMA II

I
Hacía falta la distancia,
medir los brotes de tu hermosura,
el vuelo libre de pájaros y albatros
Incendiar la cuerda con que alguien calcula
si el corazón alcanza para amarte de lejos
o es necesario echar atrás la espalda
para así saber: uno ama demasiado
pero lo lejano juega aún
su papel de obstáculo…

II
A dos pasos de mis pasos
un viejo cuaderno narra sus pasiones
No verte, no mirarte, no tocar tu pelo recién cortado,
no ser sino un simple minero
que a diario ensarta menos de cada letra
con tal de olvidar que tu olvido
ya me olvidó desde antes

III
Sentir de lejos ha sido siempre un infortunio
Ha sido llama de aroma en despoblado
Un astrolabio perdido entre las manos
cuando más bravo fue el mar
y amar fue lágrima sin reposo

Ya no te buscaré
Voy a dejar que la distancia
se encargue del acto milenario
que consiste en olvidar conforme se sufre la caída

Rezaré un “Padre Tuyo”, por si un día me buscas
y entre un montón de espadas herrumbrosas,
hallas la mía
grabada con tu nombre:

su salitre entre mis labios, los ojos abiertos

Esperando que regreses...

1 comentario:

Anónimo dijo...

POETA:
No logro identificar en dónde guarda Usted el mencionado "librito". Lo que sí conozco perfectamente son los dos posters pegados en la pared, a la derecha, junto a la puerta. (El de arriba es la fotografía de un interesante escritor frente a un espejo; el de abajo es la portada de un libro, la cara de una mujer enmascarada).
Aclaro, si no he regresado, es porque sé cumplir lo prometido:
La tregua.

PD: Felicidades a la persona que tomó la fotografía. ¡Muy buena!.
En lugar del poster del Che Guevara, debería colocar algo mejor, se me ocurre, la inmensidad del mar, el Taj Majal, un florero con girasoles... Es una opinión personal. Discupe Usted tanta osadía de mi parte.